Publicado 14/12/2020 17:31CET

Irán.- Rohani acusa a Israel de asesinar al científico nuclear Mohsen Fajrizadé para "crear inestabilidad y guerra"

El presidente de Irán, Hasán Rohani
El presidente de Irán, Hasán Rohani - Arman/Iranian Presidency/dpa - Archivo

MADRID, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Irán, Hasán Rohani, ha acusado este lunes a Israel de asesinar al científico Mohsen Fajrizadé, considerado como el director del programa nuclear del país, con el objetivo de "crear inestabilidad y guerra" antes del fin del mandato de Donald Trump como presidente de Estados Unidos.

"El principal objetivo del régimen sionista al asesinar al mártir Fajrizadé era crear inestabilidad y guerra durante los últimos días de Trump", ha dicho, antes de incidir en que Teherán se reserva el derecho a responder "en el momento y el lugar adecuado".

Fajrizadé fue asesinado el 28 de noviembre en un ataque contra su vehículo cerca de la capital, Teherán, en lo que el Ministerio de Defensa describió como un "cobarde acto de terrorismo". Las autoridades iraníes han apuntado desde entonces a Israel como responsable.

El científico, un profesor de física y oficial de la Guardia Revolucionaria iraní fue citado en 2018 por el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, como el director del programa de armas nucleares de Irán.

"Recuerden ese nombre, Fajrizadé", manifestó Netanyahu durante la presentación de una serie de documentos que, según aseguró el primer ministro israelí, habían sido obtenidos durante una operación en unas instalaciones en Teherán, lo que fue rechazado por el Gobierno iraní.

El de Fajrizadé fue el segundo asesinato selectivo de un funcionario iraní de alto rango, después de la muerte en enero del entonces jefe de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria, Qasem Soleimani, en un bombardeo en el aeropuerto de la capital de Irak, Bagdad.

Por otra parte, Rohani ha reiterado que el acuerdo nuclear de 2015 no es negociable y ha hecho hincapié en que "si todas las partes lo aplican, Irán también lo hará". Teherán ha dejado de cumplir diversas cláusulas a causa de la decisión de Estados Unidos de abandonar el acuerdo en 2018 y reimponer sanciones contra el país.

En este sentido, el presidente iraní ha desvinculado el programa de misiles balísticos del acuerdo nuclear y ha expresado el deseo de Teherán de que la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca suponga la retirada de las sanciones, según ha informado la agencia iraní de noticias Mehr.

"Hay quienes quieren que la retirada de las sanciones sea aplazada, pero no consentiremos que esto pase ni durante un minuto y les haremos frente. Estas sanciones deben ser rotas, lo que es un derecho del pueblo. Estados Unidos debe volver a sus compromisos", ha destacado.

TRUMP BUSCABA "ARRUINAR" EL ACUERDO

En este sentido, ha asegurado que la comunidad internacional está presionando a Washington para que vuelva al acuerdo nuclear. "El principal objetivo de Trump era arruinar el acuerdo nuclear, lo que fue infructuoso. Por supuesto, algunas personas (dentro del país) querían que el acuerdo fuera arruinado", ha dicho, sin dar más detalles.

"Hemos hecho todo lo posible para mantener con vida el acuerdo para que juegue su papel en el país nuevamente en el momento adecuado. Hemos logrado nuestros derechos en el acuerdo nuclear y, por supuesto, no significa que las negociaciones alcanzadas sean perfectas, ya que sólo Dios es infalible", ha argumentado.

Rohani ha puntualizado que el acuerdo de 2015 "es relativamente importante a nivel histórico" y "no tiene precedentes". "No creo que un país pueda negociar con las seis mayores potencias y tener éxito bajo sanciones", ha puntualizado.

El presidente iraní ha reseñado además que "no debe permitirse que asuntos colaterales innecesarios como las peleas internas provoquen que se pierda de vista el premio principal", en referencia a una ley impulsada en el Parlamento por los miembros de línea dura para acelerar el proceso de enriquecimiento de uranio y bloquear o expulsar a los inspectores internacionales, lo que contradice el acuerdo de 2015.

"La nueva ley en el Parlamento no es inteligente", ha criticado, al tiempo que ha advertido de que podría dañar las relaciones con la Agencia Internacional para la Energía Atómica (AIEA) y dificultar unas posibles conversaciones con Estados Unidos tras la llegada de Biden a la Presidencia, según ha informado la agencia alemana de noticias DPA.

LA EJECUCIÓN DE ZAM

En otro orden de cosas, Rohani ha cargado contra varios países europeos por sus declaracoiones "injerencistas" tras la ejecución del periodista Ruholá Zam tras su condena por participar en protestas contra el Gobierno, delitos contra la seguridad interna y externa del país y espionaje.

"Tenemos la pena de muerte en nuestras leyes y algunas personas son ejecutadas. ¿Por qué muestran tanta sensibilidad por una persona? Esto no tiene un buen significado y tiene un tono injerencista", ha argüido, según la cadena de televisión iraní Press TV.

Así, ha manifestado que "ellos (estos países europeos) dicen que esta persona ha estado trabajando a favor de sus intereses" y ha agregado que "al mostrar tanta sensibilidad (...) no se hacen un favor ni le hacen un favor a nadie".

"Irán tiene un poder judicial y su aparato judicial es independiente del ejecutivo. Esta persona no ha sido ejecutada sin un veredicto judicial dictado por un tribunal. Su problema es con el veredicto. Seguiremos trabajando en el marco de nuestras leyes y regulaciones", ha señalado, antes de puntualizar que no cree que este asunto "dañe las relaciones entre Irán y Europa", ha zanjado.

El periodista fue ahorcado durante la mañana del sábado por cargos de "corrupción en la tierra" tras alentar las protestas contra el Gobierno de 2017 y 2018, según confirmó la Fiscalía Pública y Revolucionaria de Teherán. Amadnews fue usado como fuente de información por muchos de los iraníes que participaron en las protestas contra el Gobierno por la mala situación económica.

La ejecución de Zam ha provocado una oleada de condenas internacionales y la suspensión del Foro de Negocios Europa-Irán, que estaba previsto que arrancara este lunes. Asimismo, la Unión Europea (UE) condenó la ejecución "en los términos más enérgicos", lo que provocó que Teherán rechazara la declaración "injerencista" de Bruselas y convocara al embajador alemán en Teherán, Hans-Udo Muzel, para trasladar una protesta formal.

Zam, que vivía exiliado en Francia, fue arrestado por la Guardia Revolucionaria iraní el año pasado en una operación cuyos detalles no han trascendido, pero en la que, según el cuerpo de seguridad iraní, se utilizaron "servicios de inteligencia modernos y tácticas innovadoras".

A través de un canal de Telegram que llegó a tener más de un millón de suscriptores, el medió se convirtió en un foro para los protestantes y cuando el Gobierno iraní consiguió cerrarlo alegando que se incitaba a la violencia, Zam lo reabrió con otro nombre bajo el que estuvo funcionando hasta que fue detenido.