Publicado 28/04/2021 08:46CET

Irlanda confirma la muerte de un irlandés en el ataque en el que murieron dos periodistas españoles en Burkina Faso

Archivo - El ministro de Exteriores de Irlanda, Simon Coveney
Archivo - El ministro de Exteriores de Irlanda, Simon Coveney - Julien Behal/Julien Behal Photog / DPA - Archivo

MADRID, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Irlanda ha confirmado este miércoles la muerte de un ciudadano del país europeo en el ataque perpetrado el lunes en el sureste de Burkina Faso en el que fueron asesinados también los periodistas españoles David Beriáin y Roberto Fraile.

El ministro de Exteriores irlandés, Simon Coveney, ha mostrado su "profunda consternación" por el asesinato del ciudadano irlandés, identificado como Rory Young, y ha agregado que "era parte de un grupo que en la mañana del lunes fue atacado por asaltantes desconocidos".

"El ministro desea expresar sus sinceras condolencias a la familia de Rory Young y a las familias de los dos ciudadanos españoles que también perdieron la vida en este trágico incidente", ha dicho el Ministerio de Exteriores irlandés a través de un comunicado.

Así, ha destacado que "está en contacto con la familia de Young y sigue dando toda la asistencia consular posible", antes de hacer hincapié en que Coveney "condena en los términos más firmes posibles las acciones de los responsables de este ataque".

"Seguiremos en contacto con las autoridades y socios sobre el terreno en torno al asunto", ha zanjado el Ministerio en su comunicado.

La muerte de Young ha sido igualmente confirmada por la organización no gubernamental que fundó, Chengeta Wildlife, que ha detallado que el hombre "encabezaba una patrulla de protección de la fauna en el Parque Nacional Arly, en Burkina Faso, cuando fueron atacados por terroristas, lo que causó su muerte y la de dos periodistas españoles que estaban capturando sus esfuerzos para proteger la preciosa fauna salvaje".

"Nuestros pensamientos y rezos están con loas familias de los fallecidos. Pedimos respetuosamente paciencia, tiempo y comprensión mientras hacemos frente a la pérdida de nuestro inspirador líder", ha remachado Chengeta Wildlife.

Las víctimas formaban parte de un grupo de unas 40 personas con las que se perdió el contacto hacia las 15.30 horas del lunes en el citado parque nacional, situado en la frontera entre Burkina Faso y Benín, una "zona peligrosa por ser campo de operaciones de terroristas, cazadores furtivos y bandidos", según subrayó la ministra de Exteriores española, Arancha González Laya, que lamentó la "triste noticia".

El ataque se saldó además con el robo de armamento y equipamiento por parte de los asaltantes. Entre el material se encuentran dos ametralladoras montadas sobre vehículo, un dron, doce motocicletas y receptores de frecuencia.

VIOLENCIA YIHADISTA EN EL SAHEL

El este y el norte de Burkina Faso han sufrido un aumento de la inseguridad durante los últimos años, especialmente a causa del repunte de los ataques por parte de grupos yihadistas, entre ellos la rama de Al Qaeda en el Sahel, el Grupo para el Apoyo del Islam y los Musulmanes (JNIM), y Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS), que han provocado además un incremento de los enfrentamientos intercomunitarios.

Dos misioneros españoles, Antonio César Fernández y Fernando Hernández, fueron asesinados en dos ataques en Burkina Faso en 2019. En mayo de ese año, dos turistas franceses fueron secuestrados junto a su conductor, que fue asesinado, en el parque natural de Pendjari, en Benín y fronterizo con Burkina Faso, país al que fueron trasladados por sus captores y donde fueron rescatados en una operación de las fuerzas especiales galas en el que murieron dos militares.

El Ejército burkinés confirmó el lunes que durante la última semana de operaciones antiterroristas han muerto cuatro militares y han sido "neutralizados" dos supuestos terroristas.

Por otra parte, este martes se ha conocido que al menos 13 personas han fallecido por una serie de ataques perpetrados el lunes a última hora por grupos armados contra tres localidades del norte de Burkina Faso. El triple ataque ha tenido lugar en la provincia de Seno, fronteriza con Níger.

Ante esta situación, el primer ministro de Burkina Faso, Christophe Dabiré, abrió a principios de febrero la puerta a un posible proceso de diálogo con los terroristas. "No decimos que Burkina Faso esté en contra de las negociaciones con los terroristas", afirmó en un discurso ante el Parlamento.

Contador