Publicado 15/01/2021 07:06CET

Israel.- El "impresionante" programa de vacunación israelí debe incluir a los "palestinos bajo ocupación", según la ONU

11 January 2021, Israel, Jerusalem: A medic fills up a syringe with a dose from a vial of the Pfizer-BioNTech COVID-19 vaccine at a vaccination centre during a nationwide campaign. Israeli Health Minister Yuli Edelstein earlier said that Israel has vaccin
11 January 2021, Israel, Jerusalem: A medic fills up a syringe with a dose from a vial of the Pfizer-BioNTech COVID-19 vaccine at a vaccination centre during a nationwide campaign. Israeli Health Minister Yuli Edelstein earlier said that Israel has vaccin - Ilia Yefimovich/dpa

MADRID, 15 Ene. (EUROPA PRESS) -

El "impresionante" programa de vacunación de Israel contra la COVID-19 debe incluir a "los palestinos bajo ocupación", ha señalado este jueves dos expertos de la ONU en Derechos Humanos, ya que "desde un punto de vista moral y jurídico", el acceso diferencial a la inoculación es "inaceptable".

"En esta primera etapa del programa mundial de vacunación, Israel ha entregado las vacunas a un porcentaje más alto de sus ciudadanos que cualquier otro país", han elogiado los relatores especiales Michael Lynk y Tlaleng Mofokeng.

Y, aunque Israel ha ofrecido las vacunas a los palestinos con estatus de residente en la Jerusalén Oriental ocupada, han indicado, no ha asegurado que las personas bajo ocupación en Cisjordania y Gaza tengan acceso a la vacuna en un futuro cercano.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 160.000 palestinos en el territorio palestino ocupado han dado positivo y más de 1.700 han fallecido como consecuencia de la enfermedad.

En este sentido, los expertos han llamado la atención sobre "el deterioro de la situación sanitaria en Gaza", que se suma a la escasez de agua y electricidad, pobreza y desempleo.

Los relatores especiales han indicado que las vacunas COVID-19 solicitadas por la Autoridad Palestina podrían no enviarse a Cisjordania y Gaza durante muchas semanas, lo que significaría que más de 4,5 millones de palestinos quedaría desprotegidos y expuestos al coronavirus, mientras que toda la población de los "colonos israelíes serán vacunados".

"Moral y legalmente, este acceso diferencial a la atención médica necesaria en medio de la peor crisis de salud mundial en un siglo es inaceptable", han denunciado.

Según Lynk y Mofokeng, Israel está obligado, en virtud de la Cuarta Convención de Ginebra, a mantener los servicios de salud en el territorio ocupado, ya que "el derecho a la salud es también una cuestión fundamental de Derechos Humanos".

"La denegación de un acceso igualitario a la atención de la salud, por ejemplo, por motivos de etnia o raza, es discriminatoria e ilegal", han añadido.

Asimismo, los relatores han pedido a la Autoridad Palestina y a la Administración de facto en Gaza que cooperen con Israel en la implementación de un programa integral de vacunación.