Publicado 23/11/2020 13:14CET

Israel/Líbano.- Israel pide al presidente de Líbano conversaciones directas sobre la frontera marítima

El presidente de Líbano, Michel Aoun
El presidente de Líbano, Michel Aoun - -/Dalati & Nohra/dpa

MADRID, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Energía de Israel, Yuval Steinitz, ha reclamado este lunes al presidente de Líbano, Michel Aoun, un proceso de conversaciones directas sobre la frontera marítima entre ambos países, días después de denunciar que Beirut ha cambiado en varias ocasiones su postura en el proceso de contactos indirectos.

Ambos países iniciaron en octubre un proceso de conversaciones indirectas que cuentan con la mediación de Estados Unidos y que se celebran bajo auspicios de Naciones Unidas en la sede del organismo internacional en la ciudad libanesa de Naqura.

Steinitz ha señalado en una serie de mensajes publicados en hebreo y árabe en su cuenta en la red social Twitter que hace esta petición a Aoun debido a que "desafortunadamente, parece no conocer todos los hechos sobre este asunto". "El lado libanés ha cambiado sus posiciones sobre las fronteras marítimas muchas veces durante los últimos 15 años", ha agregado.

"Estoy convencido de que, si somos capaces de reunirnos cara a cara en un país europeo para llevar a cabo negociaciones abiertas o secretas, tendremos una buena oportunidad de resolver la disputa sobre la frontera marítima de una vez por todas", ha defendido.

En este sentido, Steinitz ha argumentado que ello "contribuiría a mejorar el futuro económico y el bienestar de ambos pueblos", al tiempo que ha felicitado a Líbano por el Día de la Independencia y le ha deseado "una rápida recuperación de la crisis", mensaje que ha trasladado "pese al estado actual de las relaciones bilaterales".

El ministro de Energía israelí afirmó el jueves que "Líbano ha cambiado siete veces su posición sobre la frontera marítima con Israel" y que "su posición actual contradice no sólo sus posiciones anteriores, sino la posición de Líbano sobre la frontera marítima con Siria, que tiene en cuenta las islas libanesas cerca de la frontera".

Así, advirtió de que esta situación podría provocar que las conversaciones llegaran a un "punto muerto", horas después de que Aoun abogara por una corrección de la Línea Azul, fijada en el año 2000 por Naciones Unidas tras el conflicto con Israel, y subrayara que ha de coincidir con la frontera terrestre entre ambos países.

Las negociaciones giran en torno a un área de 860 kilómetros cuadrados que, según ambos países, se sitúan en sus respectivas Zonas Económicas Exclusivas, un asunto de especial importancia después del hallazgo de reservas de gas en esta zona que tanto Israel como Líbano esperan poder explotar.

El bloque parlamentario del partido-milicia chií Hezbolá, Lealtad a la Resistencia, recalcó el 8 de octubre que las negociaciones con Israel "no están conectadas" con la posibilidad de un acuerdo de paz con "el enemigo sionista que usurpa Palestina".

Israel y Líbano están oficialmente en guerra y no mantienen relaciones diplomáticas. La frontera terrestre ha sido escenario de tensiones durante los últimos meses, en parte por la ausencia de un acuerdo para su demarcación.