Publicado 27/01/2021 11:22CET

Italia.- Conte irrumpiría como cuarta fuerza si fundase un partido en Italia

Matarella inicia la ronda de consultas con la duda sobre la viabilidad del gobierno de "salvación nacional" que plantea Conte

MADRID, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

El escenario político abierto en Italia tras la dimisión del primer ministro, Giuseppe Conte, ha dado pie a especulaciones en torno a cómo podría quedar repartido el pastel político en caso de que se celebrasen elecciones anticipadas, en las que el actual mandatario podría irrumpir como cuarta fuerza política si decidiese fundar un partido.

Así figura en un sondeo publicado por la cadena Rai y que sitúa en el 10,2 por ciento la intención de voto para el hipotético partido de Conte, que llegó al poder en junio de 2018 como elemento de consenso externo entre el Movimiento 5 Estrellas (M5S) y la Liga. Este primer gabinete fracasó, pero Conte siguió como primer ministro tras un acuerdo que tenía como principales sustentos al M5S y al Partido Democrático (PD).

El primer ministro, ahora en funciones, no ha revelado nunca públicamente su intención de fundar un partido y, al menos de momento, la intención de las formaciones que le apoyan pasa por buscar una nueva mayoría que permita formar de nuevo gobierno --el ya bautizado como 'Conte ter'--.

Sí es partidaria de nuevas elecciones la Liga de Matteo Salvini, que 'a priori' sería la más beneficiada en caso de llamar a los italianos de nuevo a las urnas. Según el sondeo, obtendría un 24 por ciento de los sufragios, dato que solo caería un punto en caso de que Conte decidiese dar un paso al frente.

El PD se mantiene como segunda fuerza, con un 19,8 por ciento de intención de voto, si bien en el caso de la principal formación de izquierdas el porcentaje caería 3,3 puntos con Conte en el terreno de juego. Los ultraderechistas Hermanos de Italia figuran en tercera posición, con un 16,3 por ciento, y solo cederían tres décimas si irrumpe la nueva formación, según el escenario.

El más perjudicado por el hipotético partido de Conte sería su principal valedor, el M5S, que retrocedería 5,1 décimas y obtendría solo el 8,7 por ciento de los votos, lo que le acercaría a los datos de Forza Italia, la formación que lidera el ex primer ministro Silvio Berlusconi. Italia Viva, el partido de Matteo Renzi, ronda el 4 por ciento.

RONDA DE CONSULTAS

El presidente de Italia, Sergio Mattarella, inicia este martes a las 17.00 la ronda de consultas con los distintos partidos, que arrancará con la recepción de los principales responsables de los órganos legislativos. Las reuniones concluirán el miércoles y el M5S será el último en desfilar por el Quirinale.

La salida de Italia Viva del Gobierno ha obligado a Conte y a sus socios a renegociar la mayoría. El primer ministro abogó el martes en un mensaje de Facebook por un gobierno de "salvación nacional", encaminado a aprobar las reformas pendientes y a garantizar la estabilidad política del país en plena pandemia de coronavirus.

Los números no parecen salir por el momento y podría volver a ser clave el respaldo de los aliados de Renzi, que ha prometido acudir "sin prejuicios" a su reunión con Mattarella. El M5S y el PD, sin embargo, no han escatimado críticas en los últimos días contra su antiguo socio, al que responsabilizan personalmente de la crisis.

Los medios dan por hecho que, si no es Conte, será difícil que los partidos puedan presentar un candidato alternativo que salga de sus propias filas, por lo que una de las hipótesis que toma forma también es la designación de un tecnócrata al frente del Ejecutivo, con el objetivo de garantizar la estabilidad hasta las próximas elecciones.

El nombre del expresidente del Banco Central Europeo (BCE) Mari Draghi habría perdido fuerza y suenan otros como los del también economista Carlo Cottarelli, el de la jueza Marta Cartabia y el de la ministra del Interior, Luciana Lamorgese, según la agencia Adnkronos, que sitúa como favoritas a las dos mujeres.

Berlusconi también ha planteado la idea de un gobierno de unidad nacional, si bien los principales partidos de derecha se han mostrado en contra de tejer alianzas al otro lado del tablero político. La Liga y Hermanos de Italia son partidarios confesos de celebrar elecciones.