Publicado 03/02/2021 14:59CET

Italia.- Italia se asoma con Draghi al cuarto Gobierno tecnócrata de su historia

03 February 2021, Italy, Rome: Former President of the European Central Bank Mario Draghi arrives for a meeting with Italian President Sergio Mattarella at the Quirinal Palace for consultations to form a new government following the resignation of Prime M
03 February 2021, Italy, Rome: Former President of the European Central Bank Mario Draghi arrives for a meeting with Italian President Sergio Mattarella at the Quirinal Palace for consultations to form a new government following the resignation of Prime M - Roberto Monaldo/LaPresse via ZUM / DPA

MADRID, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

La designación de un Gobierno tecnócrata para sortear la actual crisis política en Italia lleva meses en las quinielas de políticos y medios de comunicación, tanto por la excepcionalidad del actual escenario como porque se trata de una opción que no es nueva en el país transalpino, que cuenta ya con tres experiencias anteriores.

La primera vez que recurrió a esta vía fue en 1993, de la mano del exgobernador del Banco de Italia Carlo Azeglio Ciampi. La caída del Gobierno de Giuliano Amato, del Partido Socialista Italiano, y la falta de una mayoría alternativa llevó a que Ciampi tomase las riendas del país durante menos de un año, entre abril de 1993 y enero de 1994.

El gabinete, que mezclaba ministros con perfil político con otros más técnicos --principalmente en el ámbito económico--, renunció tras la aprobación de la ley electoral y Ciampi terminaría volviendo años más tarde a la primera línea, como presidente de la República entre 1999 y 2006.

El primer Gobierno tecnócrata de la historia de Italia dio paso al ascenso definitivo de Silvio Berlusconi, que se convirtió por primera vez en primer ministro, aunque solo duró ocho meses. En enero de 1995, se recurrió a Lamberto Dini, economista de formación, para encabezar un equipo que estaba integrado íntegramente por técnicos, según el periódico 'Il Sole 24 Ore'.

La inestabilidad siguió marcando la política italiana durante la década siguiente, con idas y venidas de primeros ministros y partidos, pero no fue hasta 2011 cuando el país volvió a tener a un tecnócrata al frente del Gobierno. Mario Monti, también economista, aceptó el encargo, de nuevo tras una dimisión de Berlusconi.

Monti tuvo como principal cometido calmar las aguas en plena crisis financiera y se rodeó de expertos. Su mandato duró de noviembre de 2011 a abril de 2013 y dio paso a la convocatoria de elecciones generales de las que saldría una sucesión de gobiernos del Partido Democrático (PD) con tres primeros ministros distintos.

EL MOMENTO DE DRAGHI

El actual presidente de Italia, Sergio Mattarella, cree que ahora también es momento de un "gobierno de alto perfil", después de constatar que el primer ministro en funciones, Giuseppe Conte, tiene muy complicado poder contar con una mayoría que le garantice el que sería su tercer gabinete.

Mattarella ha citado este martes a Draghi y le ha encargado formar Gobierno, un reto que el exresponsable del BCE ha aceptado "con reservas" a la espera de tantear las posiciones de los distintos partidos. Draghi confía en recibir "una respuesta a la altura de la situación", dado que el país atraviesa "un momento difícil"