Publicado 24/07/2021 01:18CET

Jamenei pide a Raisi que aborde la crisis de suministro de agua en Juzestán una vez asuma la Presidencia de Irán

Archivo - El líder supremo, ayatolá Ali Jamenei, con mascarilla
Archivo - El líder supremo, ayatolá Ali Jamenei, con mascarilla - IRANIAN SUPREME LEADER'S OFFICE / ZUMA PRESS / CON

Bachelet pide a Irán que se centre en la falta de suministro y no tanto en las protestas derivadas de esta crisis

MADRID, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

El líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, ha pedido este viernes a la próxima Administración, que estará encabezada por el ultraconservador Ebrahim Raisi, que aborde los problemas de suministro de agua en la provincia de Juzestán (noroeste), sacudida durante los últimos días por una serie de protestas que han dejado al menos tres muertos.

Jamenei ha dicho, tras recibir la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus, que el Gobierno deberá hacer frente a este problema y ha valorado que los manifestantes "no pueden ser culpados" por la situación. "Están enfadados. El agua no es un asunto banal, especialmente con el clima en Juzestán".

"Si los consejos sobre el sistema de agua y aguas residuales de Juzestán hubiera sido escuchado, estos problemas no hubieran surgido. Ahora la gente ha mostrado su decepción y no pueden ser culpados", ha sostenido, según unos comentarios publicados por su oficina a través de su cuenta en la red social Twitter.

Así, ha manifestado que "es verdaderamente doloroso que Juzestán, que tiene un pueblo tan leal, recursos naturales, potencial y tantas fábricas, haya llevado a la gente a estar insatisfecha y enfadada con la situación", antes de alertar de que el "enemigo" busca "aprovechar cualquier oportunidad para su beneficio", tal y como ha recogido la agencia iraní de noticias Mehr.

Las palabras de Jamenei llegan un día después de que el presidente saliente de Irán, Hasán Rohani, destacara que las protestas son legítimas y advirtiera a la población contra la posibilidad de que los "enemigos" del país se "aprovechen" de ellas. "La gente puede protestar, es uno de sus derechos y no hay problema con expresar el descontento en el marco de la ley", apuntó.

La provincia ha sido escenario durante los últimos días por la escasez de agua, algunas de las cuales han derivado en enfrentamientos que se han saldado por ahora con al menos dos manifestantes y un policía muertos, además de decenas de heridos, si bien testigos apuntan a una cifra superior, según la agencia alemana de noticias DPA.

La escasez de agua en Irán es relativamente frecuente debido a los sequías, si bien Juzestán se ha visto especialmente impactada este año por las elevadas temperaturas, en medio de las críticas a Rohani por la falta de obras para mejorar la infraestructura.

Por su parte, la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha instado a las autoridades iraníes a que tomen medidas urgentes para abordar el conflicto de la escasez de agua en la provincia en lugar de usar fuerza excesiva y llevar a cabo arrestos generalizados.

"El impacto de la devastadora crisis del agua en la vida, la salud y la prosperidad de la gente de Juzestán debería ser el centro de atención del Gobierno (de Irán), no las protestas llevadas a cabo por personas conducidas a la desesperación por años de abandono", ha aseverado Bachelet, quien ha transmitido su preocupación por "las muertes y lesiones que han ocurrido durante la última semana", así como por los "arrestos y detenciones generalizados".

Además, Naciones Unidas ha señalado a la "supuesta mala gestión" de la fuente de agua, junto con la desviación a otras partes del país como origen de la escasez de este recurso básico en una zona que solía ser la "principal y más confiable fuente de agua".

"En lugar de atender los legítimos llamamientos de sus ciudadanos para que se respete ese derecho, las autoridades se han concentrado en su mayor parte en oprimir a quienes hacen esos llamamientos. La situación es catastrófica y se ha ido acumulando durante muchos años. Las autoridades necesitan reconocer eso y actuar en consecuencia. Disparar y arrestar personas simplemente aumentará la ira y la desesperación", ha añadido Bachelet.

En este sentido, ha profundizado en la obligación de las autoridades de Irán de garantizar que cualquier uso de la fuerza en respuesta a protestas debe ser "el último recurso", en base al derecho internacional de los Derechos Humanos.

"El Gobierno de Irán necesita desesperadamente cambiar de táctica, comenzando por dar instrucciones claras a las fuerzas de seguridad para que cumplan las normas internacionales sobre el uso de la fuerza", ha zanjado.