Publicado 07/12/2021 09:05CET

Japón insta a la junta militar de Birmania a liberar a Suu Kyi y otros políticos encarcelados tras el golpe de Estado

Archivo - Imagen de archivo de una protesta a favor de Suu Kyi y la NLD birmana.
Archivo - Imagen de archivo de una protesta a favor de Suu Kyi y la NLD birmana. - Aung Kyaw Htet/SOPA Images via Z / DPA - Archivo

MADRID, 7 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Japón ha vuelto a pedir a la junta militar de Birmania que ponga en libertad a la antigua 'líder de facto' del país, Aung San Suu Kyi, condenada a dos años de prisión, así como a otros políticos que han sido detenidos a raíz del golpe de Estado que tuvo lugar en febrero.

El ministro de Exteriores nipón, Yoshimasa Hayashi, ha señalado que el Gobierno "ha reiterado su llamamiento a liberar a todos los detenidos, incluida Suu Kyi, así como a restaurar las instituciones democráticas en el país".

En una rueda de prensa ha trasladado, además, que Tokio está "preocupado" por la sentencia contra Suu Kyi y el expresidente birmano Win Myint, también condenado. La junta anunció el lunes que la condena contra la política birmana --en un inicio de cuatro años-- sería reducida a dos años a petición del líder de la junta, Min Aung Hlaing.

Asimismo, la junta ha anunciado que cumplirá su condena bajo el arresto domiciliario al que se encuentra sometida actualmente. La activista fue condenada inicialmente a cuatro años de prisión por incitar disturbios e incumplir las medidas aplicadas para contener la pandemia de COVID-19, en el primer veredicto emitido contra la premio Nobel de la Paz desde que fue detenida tras el golpe de Estado del 1 de febrero.

Suu Kyi, considerada la líder 'de facto' del Gobierno depuesto, siempre ha negado los cargos que se le imputaban, al igual que su entorno, que ha denunciado las malas condiciones de reclusión. La sentencia estaba programada inicialmente para la semana pasada, pero un aplazamiento de última hora la retrasó hasta este lunes.

La ONG Asociación de Ayuda a los Presos Políticos (AAPP) estima que al menos 1.303 personas han muerto en el país a causa de la represión militar tras la asonada militar. De las 10.727 personas arrestadas desde el golpe, 7.796 siguen detenidas.