Publicado 01/10/2021 11:58CET

Japón.- La princesa Mako de Japón contraerá matrimonio el 26 de octubre

Archivo - 10 July 2019, Peru, Lima: Princess Mako of Akishino, the first child and elder daughter of Japanese Crown Prince Fumihito and Princess Kiko, takes part in a commemorative event celebrating 120th anniversary of the start of the Japanese immigrati
Archivo - 10 July 2019, Peru, Lima: Princess Mako of Akishino, the first child and elder daughter of Japanese Crown Prince Fumihito and Princess Kiko, takes part in a commemorative event celebrating 120th anniversary of the start of the Japanese immigrati - Carlos Garcia Granthon/ZUMA Wire / DPA - Archivo

MADRID, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Casa Imperial de Japón ha anunciado este viernes que la princesa Mako, sobrina mayor del actual emperador Naruhito e hija mayor del príncipe heredero Fumihito, contraerá matrimonio el próximo 26 de octubre con su antiguo compañero de universidad, Kei Komuro, poniendo fin así a años de tensión sobre el enlace por una polémica disputa financiera en la que estaba involucrada la familia de su prometido.

La disputa rodeaba a la madre de Komuro y a un antiguo prometido suyo en torno a un dinero empleado, en parte, en la educación del joven, y dominó la prensa sensacionalista japonesa hasta el punto de que provocó el aplazamiento de la fecha inicial de la boda, prevista en un momento para 2018.

En abril, Komuro emitió un comunicado buscando corregir lo que llamó malentendidos entre el público sobre el estado financiero de su madre. Poco después de publicar el comunicado, Komuro se ofreció a hacer un pago al antiguo prometido de su madre en un esfuerzo por resolver la disputa monetaria, pero no ha habido avances en el caso desde entonces.

A la disputa se añaden las condiciones inherentes de la boda, dado que la princesa deberá abandonar la Corte Imperial al casarse con alguien considerado como "plebeyo". Si bien la princesa tiene derecho a una importante cantidad de dinero para sufragar su partida (unos 1,1 millones de euros) se espera que Mako renuncie a esta dote para no despertar la animadversión de la población, en una decisión sin precedentes en la historia de la posguerra de Japón.

Meses de presión han pasado factura a la joven princesa de 29 años. En el mismo anuncio de la boda, la Casa Imperial ha confirmado que la joven princesa padece episodios de síndrome de estrés postraumático, informa la agencia oficial de noticias japonesa Kyodo.

Se espera que la princesa Mako y Komuro se muden a los Estados Unidos para comenzar su nueva vida después de que la princesa deje a la familia imperial y obtenga un pasaporte y un visado.

Contador