La jueza Afiuni y el periodista Jatar denuncian una libertad parcial por las medidas cautelares en su contra

Publicado 09/07/2019 18:01:30CET
La jueza venezolana María Lourdes Afiuni
La jueza venezolana María Lourdes AfiuniREUTERS / CARLOS GARCIA RAWLINS

   MADRID, 9 Jul. (EUROPA PRESS/Notimérica) -

   La jueza Maria Lourdes Afiuni y el periodista Braulio Jatar, que han sido liberados en las últimas horas junto a otros 20 presos políticos, han denunciado que se trata de una liberación parcial porque la Justicia venezolana mantiene las medidas cautelares en su contra.

   La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, anunció el pasado viernes, durante la presentación de su informe sobre Venezuela, que 22 presos políticos --Afiuni, Jatar y 20 jóvenes estudiantes-- serían liberados en los próximos días.

   El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) indicó posteriormente que los tribunales correspondientes habían aprobado "el cese de la medida cautelar sustitutiva de libertad" a favor de Afiuni y Jatar. El periodista añadió en un comunicado que serían liberados el lunes.

   Nelson Afiuni denunció en un primer momento que los tribunales se negaban a ordenar la puesta en libertad de su hermana, si bien finalmente recibió una notificación de una corte de Caracas en la que se ordena "el cese de la medida cautelar sustitutiva de la libertad".

   Según el hermano de la jueza, las autoridades venezolanas "engañaron" a Bachelet porque solo se ordena el cese de dicha medida cautelar, por lo que se mantienen las demás: "no puede hablar a la prensa, prohibición de usar las redes (sociales) y prohibición de salir del país".

   En la misma línea, Jatar recuperó su libertad el lunes, pero se ha quejado de que tendrá que comparecer cada quince días ante un tribunal por una "causa arbitraria". "Cuando hablamos de liberaciones como esta, nos sacan de la jaula y nos tiran una cadena al cuello", ha lamentado en declaraciones a la prensa difundidas por Twitter.

PRESOS POLÍTICOS

   Afiuni fue detenida en 2009 tras ser criticada por el entonces presidente, Hugo Chávez, después de ordenar la puesta en libertad de un empresario corrupto. La Fiscalía le acusó de aceptar sobornos para liberar al empresario Eligio Cedeno, algo que la juez negó, asegurando que le liberó porque llevaba más tiempo del contemplado por la ley a la espera de juicio.

   Posteriormente, Afiuni denunció que había sido violada en prisión, algo que las autoridades venezolanas negaron asegurando que era una invención para ganar apoyos. En 2011 se le concedió el arresto domiciliario y el pasado mes de marzo fue condenada a cinco años de cárcel por "corrupción espiritual".

   En cuanto a Jatar, fue detenido en 2016 tras cubrir una protesta contra el actual presidente y acusado de blanqueo de capitales. Desde 2017 se encontraba en régimen de "casa por cárcel".

Para leer más