La Junta de Portavoces del Congreso de Perú estudia hoy la moción de confianza planteada por Martín Vizcarra

Congreso de la República del Perú
WIKPEDIA
Publicado 17/09/2018 10:11:57CET

   LIMA, 17 Sep. (Notimérica) -

   El presidente de la República del Perú, Martín Vizcarra, anunció este domingo su intención de plantear una cuestión de confianza frente al Congreso. Esta moción se propone tras el bloqueo que han sufrido sus cuatro proyectos de reforma política y judicial, que llevan ya 40 días bloqueados, y podría suponer la disolución del Congreso.

   El jefe del Estado ha convocado de forma extraordinaria al Parlamento para el miércoles 19 de septiembre, cuando se votará la cuestión. Ante el mensaje de Vizcarra, el presidente del Congreso, Daniel Salaverry, ha convocado una Junta de Portavoces para hoy.

   

   La Junta de Portavoces es un organismo que está compuesto por la Mesa Directiva y un portavoz de cada grupo parlamentario, que tendrá un voto proporcional al número de miembros de su grupo que tenga en el Congreso. Uno de los atributos que corresponden a esta Junta es el poder de aprobar proyectos presentados por el Ejecutivo, que califiquen como urgentes, con una mayoría del número legal de los miembros del Congreso representados en la Junta.

   Vizcarra anunció en un mensaje a la nación su intención de presentar esta moción de confianza al Congreso. "Respetuoso de la Constitución, que juré respetar y hacer respetar, acudo a ella poniendo como testigo a todos los peruanos e invoco la aplicación de su artículo 133. Planteamos la cuestión de confianza al Congreso de la República para aprobar las cuatro reformas constitucionales presentadas al Congreso", informó en ese mensaje.

   "Hace 40 días entregamos estos proyectos, y el Congreso solo elaboró un cronograma, sin cumplir siquiera el primer punto de este programa. En 40 días ni un solo proyecto de los cuatro que se presentaron tienen dictamen", señaló.

   Esta cuestión de confianza está contemplada por la Constitución peruana, y otorga al jefe del Ejecutivo la posibilidad de pedir al Parlamento que se le otorgue a su gabinete ministerial la confianza en torno a una política de gobierno que tenga que ser aprobada por el Congreso. Es decir, si el Parlamento aprueba esta moción, Vizcarra no necesitaría la aprobación del Congreso para llevara a cabo sus reformas.

   Sin embargo, si el Parlamento niega la confianza y censura dos gabinetes a un solo gobierno, el presidente puede disolver el Congreso y convocar elecciones generales en un plazo de 4 meses, posibilidad frente a la que el presidente del Congreso ha respondido convocando la Junta de Portavoces de forma excepcional.