Publicado 04/11/2020 21:42CET

Kenia.- La fiscal jefe del TPI aplaude que un abogado keniano sospechoso de sobornar a testigos se haya entregado

La fiscal jefe del Tribunal Penal Internacional (TPI), Fatou Bensouda
La fiscal jefe del Tribunal Penal Internacional (TPI), Fatou Bensouda - Manuel Elias/UN/dpa - Archivo

MADRID, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

La fiscal jefe del Tribunal Penal Internacional (TPI), Fatou Bensouda, ha aplaudido este miércoles que el abogado keniano Paul Gicheru se haya entregado voluntariamente al tribunal y ha resaltado que ya se encuentra bajo su custodia, cinco años después de que se emitiera una orden de arresto contra él por presuntamente influenciar a testigos en el caso por la violencia postelectoral en 2007.

Bensouda ha recordado en un comunicado que su oficina pidió en febrero de 2015 que se emitiera dicha orden de arresto contra Gicheru en relación con el caso, en el que los actuales presidente y vicepresidente kenianos, Uhuru Kenyatta y William Ruto, respectivamente, figuraron como acusados.

Así, ha indicado que dicha orden de arresto fue emitida en marzo de ese año después de que los jueces "consideraran que las pruebas presentadas por la oficina supusieran una base razonable para creer que Gicheru y Philip Kopkoech Bett --aún fugado-- estuvieron implicados en un esquema criminal organizado y sistemático destinado a acercarse y corromper a seis testigos de la Fiscalía a través de sobornos y otros actos para que se retiraran o dieran marcha atrás en sus declaraciones anteriores".

"La integridad de los testigos es esencial para que el tribunal determine la verdad", ha señalado, antes de recalcar que su oficina "está comprometida a investigar y abrir casos contra las personas que intenten pervertir el curso de la justicia interfiriendo con los testigos del TPI".

Bensouda ha manifestado que "los procedimientos judiciales tendrán lugar en línea con los requisitos del Estatuto (de Roma) y con total respeto a los derechos del sospechoso al debido proceso".

Por otra parte, ha pedido a las autoridades kenianas que "cumplan con sus obligaciones bajo el Estatuto de Roma para la entrega de los otros dos sospechosos a la custodia del tribunal para que se determine su culpabilidad o inocencia de los cargos contra ellos".

Kenyatta y Ruto, los principales acusados por la violencia postelectoral en Kenia, que dejó 1.200 muertos y 350 desplazados, vieron cómo los casos contra ellos fueron retirados en 2015 y 2016, respectivamente, una decisión que el TPI achacó a la interferencia con los testigos.

Ambos políticos, que están protagonizando un sonoro distanciamiento en los últimos meses, unieron fuerzas de cara a las elecciones de 2013 frente a Raila Odinga, hasta entonces primer ministro y quien en un primer momento no reconoció la victoria de Kenyatta ni en esos comicios ni en los de 2017, sumiendo al país en sendas crisis, la última de las cuales se zanjó a través del acuerdo en 2018 entre el presidente y el líder opositor.

Contador