Publicado 04/02/2020 08:07CET

Kenia.- Muere el expresidente de Kenia Arap Moi, quien gobernó el país con puño de hierro durante 24 años

Kenia.- Muere el expresidente de Kenia Arap Moi, quien gobernó el país con puño
Kenia.- Muere el expresidente de Kenia Arap Moi, quien gobernó el país con puño - FELIX JOSEPHAT / FLICKR

MADRID, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

El expresidente de Kenia Daniel Arap Moi, quien gobernó durante 24 años con puño de hierro la nación africana, ha muerto este martes a la edad de 95 años, tras haber estado más de tres meses hospitalizado por los problemas de salud derivados de una enfermedad pulmonar.

"Con profunda tristeza, anuncio el fallecimiento de un gran hombre de Estado africano", ha lamentado el actual presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, a través de un comunicado, en donde ha alabado la figura del difunto, quien, ha dicho, sirvió al país de diversas maneras, entre otras, como educador, legislador, o ministro.

Kenyatta ha anunciado que el país estará de luto oficial hasta que se oficie el funeral de Moi, quien pese a las buenas palabras del actual presidente, estuvo señalado por la comunidad internacional por las numerosas violaciones contra los Derechos Humanos que se produjeron bajo su largo mandato (1978-2002).

Moi ha necesitado de ventilación asistida desde que ingresó ya por última vez en el hospital en octubre del año pasado, aquejado de los problemas de salud que le producía la enfermedad pulmonar que padecía, según ha informado el diario 'The Star'.

Considerado un dictador para muchos, Moi accedió al poder directamente tras la muerte del anterior presidente Jomo Kenyatta, padre del actual mandatario keniano, y cinco años después, en 1982, su Gobierno impulsó en el Parlamento una enmienda constitucional que convertía a Kenia en un Estado de partido único, recurriendo para ello a medidas represivas, que incluía la tortura y las detenciones arbitrarias, tras reprimir un intento de golpe de Estado en el que murieron al menos 159 personas.

A partir de entonces su Gobierno adquirió tintes aún más represivos ante la disidencia, aunque en 1991, y tras las presiones internacionales --Estados Unidos suspendió la ayuda humanitaria--, Moi optó por volver a un sistema de varios partidos, que no le impidió vencer en las elecciones en 1992 y 1997, bajo acusaciones de manipulación y represión de sus rivales políticos durante ambas campañas electorales.