Publicado 04/11/2020 19:55CET

Kenia prohíbe los actos políticos durante dos meses en una nueva batería de restricciones por la pandemia de coronavirus

El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta
El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta - Bernd von Jutrczenka/dpa - Archivo

MADRID, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, ha anunciado este miércoles nuevas restricciones a causa del incremento de los casos de coronavirus en el país, incluida la suspensión de los actos políticos durante dos meses, debido a que octubre "fue el mes más trágico" en la lucha contra la COVID-19.

Las nuevas medidas implican el cierre de bares a las 21.00 horas (hora local) y una revisión del toque de queda, que ahora estará en vigor entre las 22.00 y las 4.00 horas, una hora más. El toque de queda, así como el cierre de las escuelas, ha sido prorrogado hasta enero.

"La tasa de positividad se ha multiplicado por cuatro desde septiembre", ha alertado Kenyatta, quien ha agregado que el país "hace frente a una segunda ola de la pandemia", según ha informado la emisora keniana Capital FM. "Debemos tomarnos las medidas seriamente", ha remachado.

Las autoridades kenianas han confirmado hasta la fecha 97.502 casos de coronavirus, con 1.494 fallecidos, según datos facilitados por los Centros de África para el Control y la Prevención de Enfermedades (África CDC), dependientes de la Unión Africana (UA).

La decisión sobre la prohibición de los actos políticos tiene lugar en un momento en el que el país se prepara para un posible referéndum en 2021 relativo a una serie de propuestas para modificar el sistema de gobernanza en el país africano, una propuesta presentada por un comité para superar también las divisiones étnicas.

El documento, llamado 'Iniciativa Construyendo Puentes' (IBB), contempla la reintroducción del puesto de primer ministro y dos vice primeros ministros y la sustitución del sistema en las elecciones según el cual el candidato más votado puede designar a todos los cargos, que han derivado en graves incidentes violentos durante los últimos años.

Asimismo, contempla "intensificar" la lucha contra la corrupción e "incrementar" la "transparencia y justicia" de la representación en el sistema electoral, así como designar al candidato que quede en segundo lugar en las presidenciales como líder opositor en el Parlamento. Por otra parte, apuesta por duplicar el número de escaños en el Senado y agregar 47 puestos para ser ocupados por mujeres de cada condado del país con el objetivo de lograr la paridad.

El informe fue redactado en el marco del acuerdo en 2018 entre el presidente, Uhuru Kenyatta, y el principal líder opositor, Raila Odinga, para limar asperezas y será sometido a referéndum antes de las próximas presidenciales, previstas para 2022. En dichos comicios Kenyatta no podrá ser candidato, ya que cumplirá su máximo de dos mandatos en el cargo.

Durante los últimos meses se ha producido además un distanciamiento entre Kenyatta y su vicepresidente, William Ruto, quien ha expresado públicamente su intención de concurrir a los comicios. Ambos forjaron su alianza tras su imputación por parte del Tribunal Penal Internacional (TPI) por presuntos crímenes contra la Humanidad después de las elecciones presidenciales de 2007, de los que fueron finalmente absueltos.

Contador