Publicado 26/10/2020 19:12CET

Kenia.- La propuesta de reforma constitucional distancia aún más al presidente y al vicepresidente de Kenia

Kenia.- La propuesta de reforma constitucional distancia aún más al presidente y
Kenia.- La propuesta de reforma constitucional distancia aún más al presidente y - Dennis Sigwe/SOPA Images via ZUM / DPA - Archivo

MADRID, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

La propuesta de reforma constitucional presentada por un comité de Kenia para mejorar la gobernanza y superar las divisiones étnicas ha provocado un nuevo cruce de declaraciones entre el presidente y el vicepresidente, Uhuru Kenyatta y William Ruto, respectivamente, quienes han protagonizado un distanciamiento público durante los últimos meses.

El documento, presentado la semana pasada y llamado 'Iniciativa Construyendo Puentes' (IBB), contempla la reintroducción del puesto de primer ministro y dos vice primeros ministros y la sustitución del sistema en las elecciones según el cual el candidato más votado puede designar a todos los cargos, que han derivado en graves incidentes violentos durante los últimos años.

Asimismo, contempla "intensificar" la lucha contra la corrupción e "incrementar" la "transparencia y justicia" de la representación en el sistema electoral, así como designar al candidato que quede en segundo lugar en las presidenciales como líder opositor en el Parlamento. Por otra parte, apuesta por duplicar el número de escaños en el Senado y agregar 47 puestos para ser ocupados por mujeres de cada condado del país con el objetivo de lograr la paridad.

El informe fue redactado en el marco del acuerdo en 2018 entre el presidente, Uhuru Kenyatta, y el principal líder opositor, Raila Odinga, para limar asperezas y será sometido a referéndum antes de las próximas presidenciales, previstas para 2022.

Sin embargo, Ruto ha expresado durante la jornada sus dudas sobre la propuesta y ha subrayado que "se ha de garantizar que el Senado tiene poder constitucional", ante la propuesta para reducir sus competencias, al tiempo que ha criticado que sea el presidente el que elija al defensor del pueblo.

"Si se dice que las mujeres van a entrar en un Senado cuyas funciones son reducidas, ¿se aumenta o se reduce la participación de las mujeres?", se ha preguntado, según ha recogido el diario keniano 'The Standard'.

En respuesta, Kenyatta ha señalado que Ruto "ha cambiado de dirección y acelera en dirección contraria" y ha pedido "colaborar con comportamientos que desarrollen el país y unan a la gente". Asimismo, ha destacado la postura de Odinga durante el proceso, en el contexto de su acercamiento desde 2018.

Asimismo, ha lamentado que Kenia "sea una sociedad tribal" y ha dicho que "eso divide" a la población. "También he sido parte de esta política negativa, eso tengo que reconocerlo", ha manifestado el presidente.

LAS TENSIONES ENTRE KENYATTA Y RUTO

El partido gubernamental de Kenia, el Partido del Jubileo, anunció el 2 de octubre que Ruto no es bienvenido en la sede de la formación y recomendó su cese como 'número dos' de la formación, un día después de irrumpir en las oficinas con más de 30 parlamentarios para actuar contra los "bandidos".

Durante los últimos meses han aumentado las diferencias entre ambos políticos y diversos altos cargos cercanos a Ruto han sido cesados de sus cargos, en lo que diversos medios kenianos interpretan como los preparativos de Kenyatta para su salida del cargo en las elecciones de 2022.

Kenyatta y Ruto forjaron su alianza tras su imputación por parte del Tribunal Penal Internacional (TPI) por presuntos crímenes contra la Humanidad después de las elecciones presidenciales de 2007, de los que fueron finalmente absueltos.

Ambos fueron acusados de orquestar la violencia que siguió a los comicios presidenciales de diciembre de 2007, que causó más de 1.200 muertos y alrededor de 350.000 desplazados.

Posteriormente, unieron fuerzas de cara a las elecciones de 2013 frente a Odinga, hasta entonces primer ministro y quien en un primer momento no reconoció la victoria de Kenyatta ni en esos comicios ni en los de 2017, sumiendo al país en sendas crisis, la última de las cuales se zanjó a través del acuerdo en 2018 entre el presidente y el líder opositor.