Publicado 11/12/2020 02:24CET

Kenia.- Un tribunal condena al Gobierno de Kenia por no investigar la violencia sexual postelectoral de 2007

Imagen de archivo de las fuerzas de seguridad de Kenia.
Imagen de archivo de las fuerzas de seguridad de Kenia. - 2019 GETTY IMAGES / ANDREW RENNEISEN - Archivo

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Superior de Nairobi ha emitido este jueves un fallo histórico en el que ha condenado al Gobierno de Kenia por no investigar y enjuiciar a los responsables de los actos de violencia sexual cometidos tras las elecciones de 2007, mientras que ha otorgado una indemnización a cuatro de las ocho supervivientes.

La sentencia determina que se produjo una "violación del Estado de Kenia para investigar y enjuiciar las violaciones de los derechos a la vida, la prevención de la tortura, los tratos inhumanos y degradantes y la seguridad de las personas".

Además, se les concede a cuatro de los supervivientes una indemnización de cuatro millones de chelines keninanos (unos 30.000 euros) cada uno "por la violación de sus derechos constitucionales".

La sentencia se ha dado a conocer este 10 de diciembre, coincidiendo con el Día Internacional de los Derechos Humanos, y supone la primera vez en Kenia que el Gobierno reconoce la violencia sexual postelectoral y se les ofrece una indemnización a las víctimas.

"Después de más de siete años de litigios y demoras, finalmente se ha hecho justicia", ha celebrado el jefe de la oficina en Kenia de Physicians for Human Rights, Naitore Nyamu, y uno de los peticionarios que presentó el caso en 2013, junto con otras organizaciones de la sociedad civil y de defensa de los Derechos Humanos.

Nyamu ha considerado que esta sentencia "repercutirá ampliamente en la prevención, la investigación y el enjuiciamiento de la violencia sexual y de género en Kenia y en todo el mundo", no obstante, ha recalcado que la decisión solo reconoce los daños cometidos contra cuatro de los supervivientes, dejando fuera a los otros cuatro.

Al respecto, una de las víctimas ha asegurado que "no entendemos por qué el tribunal nos separó (a las víctimas) y no ofreció una indemnización a las otras cuatro víctimas. Hemos recorrido este camino juntos. Continuaremos el viaje hasta que las otras cuatro víctimas obtengan justicia".

Seis mujeres y dos hombres presentaron en 2013 una denuncia contra seis actores estatales, relatando incidentes de violación individual y en grupo, circuncisión forzada y otras formas de violencia sexual, que provocaron graves lesiones físicas, sufrimiento psicológico y socioeconómico y otras complicaciones graves de salud entre 2007 y 2008, enmarcado en el contexto de violencia postelectoral.

La violencia que azotó a Kenia entre 2007 y 2008 tras lo comicios provocó saqueos, destrucción de bienes y muertes, mientras que se cometieron actos de violencia sexual y de género en seis de las ocho provincias del país.

Según los datos de Physicians for Human Rights, por lo menos 900 personas sufrieron violencia sexual o de género, perpetrada en gran medida por las fuerzas de seguridad del país, así como por bandas.

Las mujeres y las niñas fueron las que más sufrieron esta violencia, aunque los hombres y los niños también fueron atacados. En muchos casos, las personas fueron violadas y abusadas en presencia de sus hijos y cónyuges.

Tras los hechos, muchos supervivientes temían denunciar las violaciones a las autoridades debido al estigma y al miedo a las represalias, mientras que los que trataron de denunciar estos delitos fueron rechazados.