Publicado 24/10/2020 09:57CET

Kirguistán.- La Comisión Electoral kirguisa propone el 10 de enero para celebrar elecciones presidenciales anticipadas

Kirguistán.- La Comisión Electoral kirguisa propone el 10 de enero para celebrar
Kirguistán.- La Comisión Electoral kirguisa propone el 10 de enero para celebrar - KABAR NEWS AGENCY / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Electoral de Kirguistán ha propuesto este sábado la fecha del 10 de enero para celebrar las elecciones presidenciales anticipadas, con la intención de designar al sustituto de Sooronbai Zheenbekov, dimitido a raíz de las fuertes protestas que comenzaron a principios de mes en la exrepública soviética.

"De acuerdo con una disposición de la Comisión Electoral Central, las elecciones están programadas para el 10 de enero", según ha hecho saber la presidenta del organismo, Nurzhan Shildabekova, en un comunicado recogido por la agencia AKIpress en el que puntualiza no obstante que esta fecha ha sido programada por defecto, dado que ahora mismo el Parlamento nacional está pendiente de una nueva configuración.

"Como todos sabemos, el 15 de octubre el presidente Jeenbekov presentó su renuncia. El período semanal a partir de la fecha de terminación de los poderes del presidente expiró el 22 de octubre, y el Parlamento no ha tomado todavía una decisión sobre la fecha de las elecciones presidenciales anticipadas", añade la funcionaria electoral.

"En el caso, según ella, si el Parlamento no establece la fecha dentro de los plazos, las elecciones presidenciales anticipadas se consideran programadas", ha explicado.

El calendario electoral kirguís se antoja enormemente conflictivo porque, de hecho, el Parlamento decidió este jueves aplazar hasta 2021 las elecciones parlamentarias que iban a celebrarse el 20 de diciembre como repetición de los comicios del 4 de octubre, anulados a su vez a raíz de las multitudinarias protestas en su contra y que provocaron la crisis política que se saldó con la dimisión del presidente y el ascenso del opositor Sadir Japarov a un extraño doble rol como jefe del Estado y del Gobierno en funciones.

Los manifestantes tomaron la sede del Parlamento y la de la Presidencia, forzando a numerosos altos cargos a dimitir y liberando a algunos dirigentes políticos que estaban presos.

Entre los liberados figuraba Japarov, antiguo diputado, quien a la postre terminaría convirtiéndose en el nuevo primer ministro por decisión del Parlamento y tras varios días de tiras y aflojas entre las distintas fuerzas políticas.

No obstante, las protestas no cesaron del todo, por lo que el presidente finalmente cedió y anunció su renuncia el 15 de octubre, asegurando que lo hacía para evitar un "baño de sangre" en el país.

Tras ello, Japarov terminó asumiendo también la jefatura del Estado de forma interina, ya que el presidente del Parlamento, quien según la Constitución debía suceder a Jeenbakov, se negó a ocupar el cargo.