Publicado 06/12/2020 10:32CET

Kuwait.- Las elecciones legislativas en Kuwait transforman el Parlamento en un varapalo al Gobierno y a las candidatas

Personas con mascarilla en un centro comercial en Kuwait
Personas con mascarilla en un centro comercial en Kuwait - ASAD / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO - Archivo

Los resultados reflejan el descontento por la pandemia y la crisis económica

MADRID, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

Las elecciones legislativas de este sábado en Kuwait se han saldado con un cambio de más de la mitad de los escaños del Parlamento, en unos resultados que suponen un duro golpe a los candidatos del Gobierno y a las aspirantes femeninas: ninguna de las 28 que se presentaban han sido elegidas y la única diputada actual ha perdido su escaño.

La legislatura entrante tendrá 31 nuevos miembros, incluidos 22 que nunca han servido en el Parlamento, según unos resultados recogidos por Bloomberg que han sido particularmente favorables a los representantes de las tribus locales y la oposición, en un reflejo del descontento reinante por la crisis económica derivada de la caída de los precios del petróleo.

Las de este sábado son las primeras elecciones bajo su nuevo gobernante, Nawaf al Ahmad Al Sabá, quien asumió el cargo en septiembre como sucesor de su hermanastro, el difunto emir Sabá.

Kuwait fue el primer país de la región del Golfo en establecer un Parlamento electo en 1963, y si bien celebra elecciones parlamentarias con cierto grado de libertad, el poder sigue estando en manos de la familia gobernante Al Sabá y del emir que nombra al Gobierno.

En lo que respecta a la crisis, el país se enfrenta a un déficit presupuestario récord y el Fondo Monetario Internacional espera que la economía se contraiga más del 8% este año, y los esfuerzos de rescate están estancados por las disputas entre el Gobierno kuwaití y el Parlamento a la hora de decidir un programa que saque al país de la crisis.

De acuerdo con la Constitución kuwaití, el Gobierno presentará su renuncia después de las elecciones y se debe formar un nuevo gabinete dentro de dos semanas, antes de la inauguración del nuevo Parlamento.