Actualizado 31/05/2015 22:05 CET

Latinoamérica, el Caribe y la UE buscarán reforzar sus relaciones en la Cumbre Celac-UE

Cumbre celac
Foto: JUAN CARLOS ULATE / REUTERS

MADRID, 31 May. (Notimex/Notimérica) -

   El próximo 10 y 11 de junio, 61 países de América Latina, el Caribe y la Unión Europea (UE) se reunirán al más alto nivel en Bruselas para una cumbre llamada a "trabajar por sociedades prósperas, cohesivas y sostenibles para los ciudadanos" de ambos lados del Atlántico, según el lema de la cita.

   La Unión Europea busca consolidar sus relaciones con los países latinoamericanos y caribeños en un momento en que China, pese a su desaceleración, se confirma como primer socio comercial en muchos de ellos, tomando el lugar hasta hace poco ocupado o por la mancomunidad o por Estados Unidos.

   "Existe un peligro real de que Europa se quede atrás. China está invirtiendo cada vez más y firma nuevos acuerdo comerciales con la mayoría de los países latinoamericanos", advirtió recientemente el diputado español Ramón Jáuregui, copresidente de la Asamblea parlamentaria euro-latinoamericana (Eurolat).

   Por su parte, la UE "pierde peso económico e influencia política en un continente al que nos unen lazos históricos, culturales y políticos muy importantes", sostuvo el parlamentario.

   Por eso, la mancomunidad pretende utilizar la cumbre CELAC-UE para "fortalecer las estructuras de cooperación económica y comercial" con la Celac y "buscar elementos de convergencia" para los asuntos multilaterales, anticipó el director ejecutivo para las Américas del Servicio Europeo de Acción Exterior de la Unión Europea, Christian Leffler.

   Las cuestiones comerciales estarán en el centros de las prioridades, teniendo en cuenta que la UE y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) suman, juntas, el 15 por ciento de la población mundial y casi un tercio del Producto Interno Bruto (PIB) global.

   La UE quiere aprovechar la presencia en la cita del presidente de México, Enrique Peña Nieto, para reiterar su interés en iniciar cuanto antes la modernización del acuerdo de asociación que tiene con ese país.

   Lo mismo con Chile, cuya presidenta Michele Bachelet confirmó su presencia a través de su canciller, Heraldo Muñoz.

   "Un resultado positivo de la cumbre podrá ser muy bueno para las relaciones UE-México", estimó la diputada socialista italiana Pina Picierno, vicepresidenta de la delegación del Parlamento Europeo para México.

   "México es un gran país y un socio importante para la UE, pero, por supuesto, su economía y su historia están estrechamente relacionadas con las del Centro y de Sudamérica. Creo, pues, que sea importante que participe en la cumbre manteniendo un papel de primer plano y como protagonista", opinó.

   Los europeos apuestan también en la cumbre para desbloquear las negociaciones de libre comercio con el Mercado Común del Sur (Mercosur, integrado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela) en punto muerto desde 2010.

   Los ministros de Comercio del bloque sudamericano han sido invitados a una reunión con la comisaria europea del área, Cecilia Malmström, en el último día de la cumbre de junio para analizar la situación.

   Además, la UE quiere alcanzar con sus socios latinoamericanos y caribeños un acuerdo sobre la construcción de una nueva conexión de fibra óptica para las telecomunicaciones entre los dos lados del Atlántico.

   Otros temas en la mesa de los 61 mandatarios reunidos serán el desarrollo social pos-2015, la educación, la lucha contra el narcotráfico y la inmigración ilegal, el cambio climático y la cooperación triangular.

   Por su parte, Perú y Colombia esperan acelerar el proceso de liberación de visados de turismo para sus ciudadanos.

   El presidente del Parlamento Europeo, el socialista alemán Martin Schulz, llamó a la UE a "adquirir más conciencia del gran potencial" de la asociación con los países de la Celac y tratar de lograr progresos en "cuestiones concretas" durante la cita birregional.