Publicado 05/03/2021 22:44CET

Laya se felicita de la suspensión de aranceles y destaca que "valida" el diálogo como método para resolver diferencias

La ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya interviene en el Palacio de Gobierno de Navarra, Pamplona, Navarra (España), a 5 de marzo de 2021. Durante su visita ha mantenido diversos encuentros con el Gobierno de
La ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya interviene en el Palacio de Gobierno de Navarra, Pamplona, Navarra (España), a 5 de marzo de 2021. Durante su visita ha mantenido diversos encuentros con el Gobierno de - Eduardo Sanz - Europa Press

MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya, se ha felicitado este viernes de la decisión de suspender temporalmente todos los aranceles impuestos entre los Estados Unidos y la Unión Europea en las disputas de Airbus y Boeing por un período de cuatro meses, un paso que "valida la negociación y diálogo como método para tratar las diferencias" con Washington.

"Es una excelente noticia para los exportadores españoles, responsables de casi 800 millones de exportaciones agrarias, que se han visto afectados por una disputa en la que ellos no tenían nada que ver y que ahora encuentran una respuesta muy clara por parte de la administración", ha subrayado en declaraciones a la Cadena Ser recogidas por Europa Press.

En esta línea, ha indicado que desde la Comisión Europea se ha indicado que la suspensión entrará en vigor en un plazo de tiempo breve y ha destacado que los cuatro meses establecidos expresan la "voluntad de resolver la disputa entre productores aeronáuticos por la vía de la negociación" para en ese tiempo llegar a un pacto.

Sobre este punto, ha incidido en la importancia de "arreglar" esta diferencia entre Airbus y Boing porque hay en juego también regular ayudas que China da a sus productores aeronáuticos. "Mientras estamos distraídos peleándonos entre nosotros se nos olvida que hay otro país que está también ayudando a sus productores aeronáuticos", ha enfatizado.

En este sentido, se ha felicitado de un acuerdo entre Estados Unidos y la UE que "cambia la manera de resolver las diferencias comerciales". "Diálogo y negociación en vez de medidas bilaterales", ha subrayado González Laya, quien ha incidido que esto es algo "positivo" para el futuro de nuestras relaciones transatlánticas.

En la medida en que esta suspensión de aranceles "valida la negociación y diálogo como método para tratar las diferencias con Estados Unidos", la jefa de la diplomacia española ha dicho confiar en que "sea el inicio del diálogo sobre otras cuestiones que quedan pendientes como acero, aluminio o la aceituna de mesa española".

"Es importante negociar y dialogar para buscar espacios de entendimiento porque una relación transatlántica fuerte, como la quiere España, tiene que estar basada en la confianza mutua y en la capacidad de resolver las disputas por medio del diálogo", ha argumentado.

En cualquier caso, ha incidido en que, aunque "queda mucho trabajo por hacer", se trata de un "un gesto concreto" para empezar cuanto antes a las empresas "a recuperarse de esta crisis".

España lleva meses reclamando a Estados Unidos que tome las medidas adecuadas para cumplir con las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), ya que la escalada en el conflicto comercial es algo que no ha beneficiado a ninguna de las partes".

A raíz del conflicto por las ayudas de Airbus y Boeing, Washington impuso aranceles a exportaciones europeas por valor de 7.500 millones de dólares, mientras que Europa hacía lo propio con exportaciones norteamericanas por valor de 4.000 millones de dólares.

Los aranceles adicionales de Estados Unidos son del 10% para los productos de la industria aeronáutica y del 25% para los agroalimentarios, que se aplican desde el pasado 18 de octubre de 2019 y que afectan a productos como el aceite de oliva envasado, vinos tranquilos envasados, aceitunas verdes, quesos, cítricos, carne de porcino o conservas de moluscos.