Publicado 10/08/2020 14:39CET

Líbano-Aldeas Infantiles ofrecerá ayuda en Líbano para preservar la unidad familiar y el cuidado de niños no acompañados

Líbano-Aldeas Infantiles ofrecerá ayuda en Líbano para preservar la unidad famil
Líbano-Aldeas Infantiles ofrecerá ayuda en Líbano para preservar la unidad famil - ALDEAS INFANTILES SOS

MADRID, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

Aldeas Infantiles SOS ofrecerá ayuda humanitaria de emergencia en Líbano con el objetivo de preservar la unidad familiar y el cuidado provisional de los niños y las niñas no acompañados y separados de sus padres, tras la enorme explosión que sacudió la capital libanesa el pasado martes 4 de agosto.

Según ha informado la ONG, la respuesta de emergencia también abordará las necesidades de las familias que ya se habían visto afectadas por la crisis económica y por los efectos adversos de la Covid-19.

En concreto la organización proveerá de ayuda humanitaria en especie y/o financiera a las familias inmediatamente afectadas, ya sea en forma de alimentos, de artículos de higiene, de efectivo o de vales para atender las necesidades más urgentes, como el acceso a los servicios básicos de agua potable, higiene o alimentación.

En este sentido, ha detallado que pondrá el foco en aquellas familias cuyos lugares de residencia hayan sufrido grandes daños; que han sufrido una "dramática" caída de los ingresos de sus hogares como resultado de la explosión y de la crisis económica actual; o que sufren de escasez de alimentos o que no tienen acceso al agua potable.

En relación con los niños no acompañados o separados de sus familias, ha subrayado que recibirán un cuidado alternativo provisional en los programas de protección con los que ya cuenta la organización, que además abordará la falta de acceso a la educación formal a través de actividades educativas complementarias que favorezcan el correcto desarrollo de los niños y las niñas vulnerables.

Aldeas también proporcionará a los niños y a las familias acompañamiento psicológico inmediato para "contrarrestar el impacto de su grave situación en su salud mental y emocional", según ha manifestado.

"Estamos muy preocupados por la pérdida de vidas y por las personas que han resultado heridas y han perdido sus hogares en esta tragedia; por eso desde Aldeas Infantiles SOS estamos coordinándonos con las autoridades y con el resto de organizaciones que operan en la zona para contribuir a paliar este sufrimiento de forma ágil y efectiva", ha asegurado Zeina Roueiheb, directora nacional de Aldeas Infantiles SOS de Líbano.

La organización confirma que la explosión ha afectado a parte de la construcción de sus oficinas en Beirut, que sufrieron daños parciales. "Afortunadamente, los niños, las niñas y todos nuestros colegas en el país están bien; no hay daños en nuestros programas ni en nuestras aldeas, ya que están ubicados fuera la capital", ha informado Zeina Roueiheb.

300.000 PERSONAS SIN HOGAR

Tras la explosión, el número de muertos asciende a 150 personas y los heridos a más de 5.000. No obstante, los equipos de rescate siguen buscando cadáveres y sobrevivientes bajo las ruinas.

Según el Ministerio de Salud Pública libanés, el sistema sanitario carece de camas y del equipo necesario para tratar a los heridos y atender a los pacientes en estado crítico. El hospital Saint Georges, uno de los más grandes y destacados del país, resultó gravemente dañado por la explosión y varios miembros del personal murieron. Las operaciones en dicho hospital han quedado interrumpidas hasta nuevo aviso. Otros dos hospitales de la capital también sufrieron graves daños y no pueden recibir pacientes.

Al mismo tiempo, muchas áreas residenciales se han vuelto inhabitables debido a los vidrios rotos, la infraestructura devastada y los muebles destruidos, dejando a 300.000 personas sin hogar, según el gobernador de Beirut. Doce centros de atención primaria también han sufrido graves daños, mientras que otros están parcialmente destruidos y necesitarán apoyo para su reconstrucción. A nivel educativo, el panorama es igual de desalentador y los informes oficiales iniciales señalan que unas 34 escuelas han resultado dañadas por la explosión.