Publicado 01/07/2021 02:00CET

Líbano.- La crisis en Líbano incrementa el riesgo de trabajo infantil y matrimonios forzados, alerta UNICEF

Archivo - Niños sirios refugiados en un campamento en el norte de Líbano
Archivo - Niños sirios refugiados en un campamento en el norte de Líbano - Marwan Naamani - Archivo

MADRID, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

La intensificación de la crisis en Líbano ha incrementado el riesgo de trabajo infantil y los matrimonios forzados de menores ante la necesidad de las familias de "satisfacer sus necesidades básicas", ha alertado este jueves un informe del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

"Cada vez más familias se ven obligadas a recurrir a medidas negativas para hacer frente a la situación, como saltarse comidas, enviar a sus hijos a trabajar, a menudo en condiciones peligrosas, o casar a sus hijas pequeñas", ha precisado la representante de la organización en Líbano, Yukie Mokuo.

Según ha avisado UNICEF, uno de cada diez niños ha sido enviado a trabajar, mientras el 40 por ciento de los menores están en familias donde nadie tiene trabajo, y se ha detenido la educación de los hijos en el 50 por ciento de hogares.

Así, ha aseverado que los niños soportan la "mayor carga" de "uno de los peores colapsos económicos del mundo en los últimos tiempos" que ha dejado a las familias en una situación "desesperada" en la que se encuentran con "pocos recursos y prácticamente sin apoyo social".

"Sin ningún signo de mejora a la vista, más niños que nunca se están yendo a la cama hambrientos en Líbano. La salud, educación y futuro de los niños se ven afectados, ya que los precios están por las nubes y el desempleo sigue aumentando", ha detallado Mokuo.

En este contexto, UNICEF ha indicado también que más del 30 por ciento de los niños y niñas se han ido hambrientos a la cama y se han saltado comidas en el último mes, mientras el 77 por ciento de los hogares no tiene suficientes alimentos o el dinero necesario para comprarlos.

Está situación se agrava en el caso de los hogares de los refugiados sirios, ya que el 99 por ciento no tiene recursos para cubrir esta necesidad, según la organización, que señala también que el 60 por ciento de las familias en el país tiene que comprar comida a crédito o pedir dinero prestado.

La salud también se ha visto afectada por la crisis, que ha dejado al 30 por ciento de los niños sin recibir la atención sanitaria primaria que necesitan, mientras que el 76 por ciento de las familias aseguran haberse visto afectadas por el enorme aumento de los precios de los medicamentos.

"La prolongada depresión económica es solo una de las crisis de Líbano, que se está todavía recuperando del impacto de la pandemia de la COVID-19 y de las explosiones en el puerto de Beirut en agosto de 2020, así como de la persistente inestabilidad política. Aunque los 1,5 millones de refugiados sirios son los más golpeados, el número de personas libanesas que necesitan ayuda está aumentando rápidamente, ha ahondado UNICEF.

Por ello, ha llamado a las autoridades libanesas a que implementen una "mayor ampliación de las medidas de protección, garanticen el acceso a una educación de calidad para cada niño, y refuercen los servicios de protección infantil y atención sanitaria primaria".

"La acción decidida y coordinada es esencial para mitigar el sufrimiento, especialmente entre los más vulnerables, que están atrapados en una espiral de pobreza", ha aseverado Mokuo en este aspecto.

Por último, UNICEF ha subrayado que Líbano "no puede permitirse que los niños sufran carencias nutricionales, estén fuera de la escuela, tengan una salud deficiente y se encuentren en riesgo de sufrir abuso, violencia y explotación". "Los niños son una inversión, la mejor inversión, en el futuro de una nación", ha sentenciado.