Publicado 04/11/2021 07:02CET

Líbano.- EEUU aboga por un "diálogo significativo" entre Líbano y el Golfo para resolver sus "problemas urgentes"

MADRID, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Administración estadounidense ha instado a Líbano y los países del Golfo a que mantengan abiertas las vías de comunicación para garantizar un "diálogo significativo" a través del cual resolver los "problemas urgentes" que afronta la población libanesa.

"Los canales diplomáticos deben permanecer abiertos si queremos mejorar las condiciones humanitarias del pueblo libanés (y) buscar la solución a los desafíos económicos que enfrenta Líbano en la actualidad", ha trasladado en conferencia de prensa el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price.

Además, Price ha recordado que, en el marco de la Conferencia de Naciones Unidas contra el Cambio Climático (COP26) en Glasgow, el secretario de Estado, Antony Blinken, se ha reunido con el primer ministro de Líbano, Najib Mikati, y con los ministros de Exteriores de Arabia Saudí y de Emiratos Árabes Unidos.

"Estados Unidos continúa trabajando con nuestros socios (...) para asegurarnos de que podamos hacer todo lo posible para apoyar al pueblo libanés, para apoyar sus necesidades humanitarias a la luz de los desafíos económicos que enfrenta Líbano", ha reiterado el portavoz del Departamento.

Asimismo, ha remarcado la posición de Estados Unidos contra la milicia huthi y ha rechazado "la noción de que los huthis han sido todo menos una fuerza desestabilizadora y una fuerza que ha infligido más dificultades al pueblo de Yemen".

"Los huthis (...) han sido una de las causas principales de las penurias que afronta el pueblo de Yemen en la actualidad. Se han puesto sobre la mesa propuestas creíbles (...) en las que los huthis hasta ahora no han estado dispuestos a participar", ha lamentado Price.

CRISIS DIPLOMÁTICA

La crisis diplomática entre Líbano y los países del Golfo estalló la pasada semana cuando se viralizaron unas antiguas declaraciones del actual ministro de Información, George Kordahi, en las que describía la guerra en Yemen como una "agresión" saudí y emiratí contra la insurgencia huthi.

Kordahi, quien en el momento de las declaraciones no ocupaba la cartera ministerial, también calificó la guerra como "absurda" y pidió el cese inmediato de las hostilidades al tratarse de una expresión de la "guerra entre árabes".

En represalia Arabia Saudí, Emiratos, Kuwait y Bahréin procedieron a retirar a sus embajadores y suspender parcialmente la cooperación económica a consecuencia de estas declaraciones

Por su parte, Kordahi ha asegurado que no tiene la más mínima intención de dimitir a pesar de encontrarse en el centro de la crisis diplomática.

"Mi dimisión está fuera de toda discusión", ha hecho saber el ministro en declaraciones a la televisión Al Yadid.