Líbano.- Hezbolá dice que la dimisión de Hariri supone "una pérdida de tiempo" y pide un gobierno "honesto" en Líbano

Publicado 31/10/2019 20:45:08CET

MADRID, 31 Oct. (EUROPA PRESS) -

El bloque parlamentario del partido-milicia chií Hezbolá, ha afirmado este viernes que la dimisión del primer ministro, Saad Hariri, supone "una pérdida de tiempo" necesario para sacar al país de la crisis.

"Hay cuestiones legítimas planteadas por la dimisión de Hariri, especialmente en lo relativo a las razones reales y las justificaciones, el momento elegido, y los objetivos que esta dimisión espera lograr", ha dicho el bloque Lealtad a la Resistencia.

Así, ha destacado que "este país presencia las peores situaciones monetarias y económicas y se han sucedido los casos por corrupción", por lo que ha indicado que la dimisión "contribuye a perder el tiempo disponible para aplicar reformas".

El bloque parlamentario ha incidido además en que la dimisión de Hariri incrementa las posibilidades de un deterioro de la situación política y, por ello, ha pedido a los partidos que "asuman su responsabilidad para remediar las consecuencias" de la decisión del primer ministro.

En este sentido, ha expresado su deseo de que las consultas parlamentarias deriven rápidamente en la nominación de un primer ministro designado que trabaje para formar un gobierno "honesto".

Asimismo, ha pedido al Banco Central que garantice que la situación monetaria "no colapsa" y ha reclamado a las fuerzas de seguridad y el Ejército que "salvaguarden la seguridad del país y los ciudadanos".

Por último, ha acusado a Estados Unidos de interferir en los asuntos de la región y ha sostenido que "estas intervenciones y políticas son la causa principal del caos", según ha informado la agencia estatal libanesa de noticias, NNA.

"Buscan confiscar las decisiones nacionales y controlar el destino y el futuro de los niños de la región en beneficio de los intereses de Estados Unidos e Israel", ha remachado.

AOUN PIDE ABANDONAR EL "SISTEMA SECTARIO"

El presidente de Líbano, Michel Aoun, ha afirmado durante la jornada que los integrantes del próximo Ejecutivo del país "deben ser elegidos según sus cualificaciones y su experiencia, no por su lealtad política".

"Líbano necesita urgentemente un Gobierno armonioso que pueda ser productivo sin conflictos políticos", ha dicho, antes de defender que "avanzar del actual sistema sectario a un Estado civil rescataría a Líbano de los problemas del sectarismo".

Asimismo, ha alertado de que "explotar las protestas para enfrentar a los ciudadanos entre sí es el hecho más peligroso que puede amenazar la unidad y la paz civil en el país", tal y como ha recogido el portal local de noticias Naharnet.

Los manifestantes, que han mantenido sus protestas a pesar de la decisión de Hariri de presentar su dimisión durante la jornada del martes, han exigido un gobierno tecnócrata que haga frente a la crisis económica y el estancamiento político.

Las protestas arrancaron a principios de octubre en medio del deterioro de la crisis y después de una caída de la moneda local por primera vez en las últimas dos décadas. El descontento se arrastraba ya desde julio, cuando el Parlamento aprobó un presupuesto de austeridad para hacer frente al déficit.

Líbano hace frente a una gran deuda pública y problemas financieros debido a la ralentización del flujo de capitales necesario para financiar al Gobierno, lastado además por el escaso crecimiento y una elevada tasa de desempleo, cercana al 30 por ciento.