Publicado 22/08/2021 09:49CET

Líbano.- Líbano anuncia una subida del combustible en medio de nuevas medidas excepcionales contra la crisis energética

14 August 2021, Lebanon, Beirut: A Lebanese army soldier supervises entry of motorists and vehicles at a gas station in Beirut to curb fuel hoarding, as central bank chief Riad Salameh announced this week that he would no longer be able to subsidize fuel
14 August 2021, Lebanon, Beirut: A Lebanese army soldier supervises entry of motorists and vehicles at a gas station in Beirut to curb fuel hoarding, as central bank chief Riad Salameh announced this week that he would no longer be able to subsidize fuel - Marwan Naamani/dpa

MADRID, 22 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno libanés ha anunciado una serie de medidas de excepción para intentar paliar la galopante crisis energética que atraviesa el país, a través de la declaración de un subsidio extraordinario al combustible acompañado de un nuevo aumento de los precios de la gasolina.

El primer ministro en funciones de Líbano, Hasán Diab, explicó a última hora de ayer la creación de una reserva de 225 millones de dólares para subsidiar las importaciones de gasolina, diesel y gas para cocinar hasta finales de septiembre.

En virtud de esta reunión, la Dirección General de Petróleo de Líbano ha anunciado este domingo el aumento de los precios del combustible. La gasolina de 95 octanos, por ejemplo, aumentará en un 66 por ciento su coste, en un cambio que entrará en vigor "de inmediato", según un comunicado recogido por la agencia oficial de noticias libanesa NNA.

A principios de este mes, el Banco Central del país anunció que ya no podría respaldar las importaciones de combustible a un tipo de cambio preferencial, en lo que muchos vieron como un fin 'de facto' a los subsidios.

Los funcionarios libaneses han culpado de la crisis del combustible al acaparamiento de los distribuidores que buscan vender a precios más altos, así como al contrabando a Siria devastada por la guerra. En los últimos días, el Ejército ha obligado a las estaciones de servicio que acumulan gasolina a venderla, y las fuerzas de seguridad han tomado medidas enérgicas contra el contrabando.

Así pues, y en su declaración del sábado, Diab explicó que para remediar las repercusiones de la decisión del Banco Central, "que tendrá efectos muy grandes en la vida de las personas y agregarán cargas que los libaneses no pueden soportar", se ha recurrido a esta medida.

Ahora, el Gobierno fijará los precios del combustible basados en un tipo de cambio de 8.000 libras por dólar (frente a las 3.900 libras hasta ahora) "así como el pago del mantenimiento de plantas y servicios de electricidad", según Diab, quien ha asegurado que "el Estado asumirá la diferencia en las pérdidas en libras libanesas".

"Simultáneamente, tomamos la decisión de pagar el salario de un mes en dos cuotas a todos los empleados del sector público, cualquiera que sea su puesto de trabajo", según Diab. "También estaremos estudiando la posibilidad de incluir posteriormente a trabajadores de instituciones públicas y municipios en dicho subsidio salarial ", continuó.

Por último, el primer ministro libanés ha informado de que "las fuerzas de seguridad, a través de la sala de operaciones conjuntas, serán las encargadas de dar seguimiento a las cantidades de combustible desde que llegan a Líbano hasta que se venden a los ciudadanos".

El mandatario espera que esta medida "evite el almacenamiento, el monopolio y el contrabando, y acabe con el sufrimiento de los ciudadanos a la hora de cubrir sus necesidades de gasolina, diésel y gas".

El Banco Mundial afirmó en junio que la crisis económica en Líbano es una de las peores registradas a nivel mundial desde mediados del siglo XIX, con una caída drástica de cerca del 40 por ciento de PIB per cápita desde 2018.