Publicado 18/11/2021 12:56CET

Líbano.- El líder de Fuerzas Libanesas aboga por "una clara confrontación política" con Hezbolá en Líbano

Archivo - Un hombre en Líbano con una bandera de Hezbolá
Archivo - Un hombre en Líbano con una bandera de Hezbolá - Marwan Naamani/dpa - Archivo

Subraya la importancia de que los resultados de las parlamentarias impidan al grupo" controlar" la formación del Gobierno

MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

El líder del partido Fuerzas Libanesas, Samir Geagea, ha abogado por "una clara confrontación política" con el partido-milicia chií Hezbolá y ha subrayado la importancia de que los resultados de las próximas parlamentarias impidan al grupo "controlar" la formación del Gobierno.

"La situación ha llegado a un límite en el que nadie puede escapar de la confrontación política", ha manifestado Geagea en una entrevista concedida al diario libanés 'An Nahar', en la que ha acusado a Hezbolá de "bloquear" la mayoría del Gobierno.

Así, ha resaltado que cuando Nayib Mikati fue nombrado primer ministro tras la última crisis política "nadie dudó de sus buenas intenciones y su conocimiento de las cosas, pero no ha podido dar ni un paso adelante".

"Es cierto que la crisis tiene sus desventajas, pero el lado positivo es que caen las máscaras", ha manifestado, al tiempo que ha incidido en la necesidad de lograr "un mayoría parlamentaria que garantice que Hezbolá no controla la formación del Gobierno".

"Quieren generar problemas y los generan. Es necesaria una clara confrontación política", ha defendido Geagea, quien ha criticado además al partido chií AMAL por posicionarse del lado de Hezbolá y bloquear los trabajos del Gobierno y el Parlamento.

Por ello, ha manifestado que las próximas elecciones son fundamentales para el país y ha apostado por "trabajar como estadistas y formar un Gobierno que adopte decisiones serias" para solucionar las graves crisis en las que se encuentra sumido Líbano.

Geagea ha rechazado además las acusaciones contra Fuerzas Libanesas tras la muerte de siete manifestantes en un enfrentamiento armado durante una protesta de seguidores de Hezbolá y AMAL en Beirut contra el juez que encabeza las investigaciones sobre las explosiones de agosto de 2020 en el puerto de la capital.

En este sentido, ha reiterado que el partido "no cuenta con una organización militar" y ha argüido que "Hezbolá intentó responsabilizar a Fuerzas Libanesas de los incidentes en Ain el Remané para aislarlas y golpear la última posición de verdadera resistencia, pero ha logrado lo contrario".

El líder de Hezbolá, Hasán Nasralá, acusó a francotiradores afiliados a las Fuerzas Libanesas de abrir fuego contra los concentrados, si bien Geagea ha rechazado en varias ocasiones cualquier papel en los incidentes y se ha mostrado dispuesto a declarar si también lo hace Nasralá.

El aumento de las tensiones ha puesto en riesgo la estabilidad del recientemente formado Gobierno libanés --que recibió la confianza del Parlamento el 20 de septiembre--, después de que Hezbolá, AMAL y el Movimiento Marada hayan amenazado con "suspender" su participación en el mismo si Bitar no es reemplazado por otro juez.

Por otra parte, Geagea ha sostenido que la crisis diplomática entre Líbano y los países del golfo Pérsico "es mucho mayor y más profunda" de lo que parece debido a que "el conflicto árabo-persa ha adoptado en los últimos años unas dimensiones que antes no tenía".

"El Estado libanés ha adoptado una postura favorable al eje persa (en referencia a Irán) como resultado del control de Hezbolá", ha manifestado, antes de pedir a Mikati y al presidente, Michel Aoun, que "cambien de rumbo inmediatamente".

La crisis se desató por la publicación de unas declaraciones realizadas por el ministro de Información, George Kordahi, antes de tomar posesión, en las que afirmó que los huthis, apoyados por Teherán, "se defienden" de la ofensiva de la coalición que lidera Arabia Saudí en Yemen.

En respuesta, los gobiernos de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Kuwait y Bahréin procedieron a retirar a sus embajadores y suspender parcialmente la cooperación económica, en un nuevo golpe a la ya maltrecha economía libanesa.

Líbano se encuentra sumido en una grave crisis ahondada por la pandemia de coronavirus y las explosiones de agosto de 2020 en el puerto de la capital, Beirut, lo que ha incrementado además la inestabilidad política.

El Banco Mundial ha señalado que la crisis es una de las peores en la historia moderna, en medio de las alzas de los productos básicos, los cortes de luz y el aumento del desempleo, que están provocando un aumento de la población en riesgo de caer por debajo del umbral de la pobreza.

Contador