Líbano.- Los manifestantes mantienen sus protestas en Líbano pese a las promesas de reforma del Gobierno

Publicado 22/10/2019 18:23:26CET
Líbano.- Los manifestantes mantienen sus protestas en Líbano pese a las promesas
Líbano.- Los manifestantes mantienen sus protestas en Líbano pese a las promesas - Marwan Naamani/dpa

MADRID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

Decenas de miles de libaneses han vuelto a salir este martes a las calles de las principales ciudades del país para protestar contra la mala situación económica y el Gobierno, a pesar de las promesas de reforma formulada por el primer ministro, Saad Hariri.

Según las informaciones recogidas por la agencia estatal libanesa de noticias, NNA, los manifestantes se han concentrado en la plaza Riad al Solh de Beirut, uno de los epicentros de las protestas, y han marchado desde allí hacia la sede del Banco Central.

Asimismo, hacia la sede en Trípoli del Banco Central se dirige otro grupo de manifestantes desde la plaza Al Nur, coreando eslóganes a favor de la abolición del "Estado de Derecho bancario".

La mayoría de los manifestantes portan carteles en los que protestan contra el alto nivel de corrupción en el país y reclaman la dimisión del Ejecutivo que encabeza Hariri.

El diario local 'An Nahar' ha destacado que "pese a que el número de manifestantes ha disminuido", las protestas han provocado cortes en algunas de las principales autovías del país. Las movilizaciones continúan además en Saida, Yal el Din y Zuk.

Por otra parte, un grupo de artistas y actores han irrumpido durante la jornada en la sede de la televisión estatal en la capital por su cobertura de las protestas, tal y como ha recogido el portal local de noticias Naharnet.

"El mundo entero está hablando de este acontecimiento histórico. Es inaceptable que la televisión nacional no cubra esto", ha dicho el actor Badí abú Chakra.

En este sentido, la actriz Anyu Rihan ha señalado que "la ausencia de cobertura acerca de la presencia de un millón de personas en las calles no es razonable" por parte de Tele Liban.

Así, los actores y artistas han reclamado al ministro de Información, Yamal al Yarrá, que rinda cuentas por esta situación. La cartera será eliminada en el marco de la reestructuración anunciada el lunes por Hariri dentro del paquete de reformas.

El Gobierno acordó el lunes un paquete de reformas y los Presupuestos de 2020, a raíz de las protestas de los últimos días contra la crisis económica en el país.

Hariri dio minutos después un discurso en el que anunció "reformas tangibles" que incluyen una reducción a la mitad de los salarios de los ministros y parlamentarios, al tiempo que reveló que el acuerdo sobre los Presupuestos no incluye la aplicación de impuestos al alza.

Además, se creará una comisión anticorrupción para investigar los casos sospechosos y se aprobará una ley para recuperar los fondos malversados, motivo por el que pidió la ayuda de abogados de la sociedad civil.

Por otra parte recalcó que no actuará para impedir que la población mantenga las manifestaciones y dijo que apoyará los llamamientos a la celebración de elecciones anticipadas.

LAS PROTESTAS

Las protestas arrancaron a principios de octubre en medio del deterioro de la crisis y después de una caída de la moneda local por primera vez en las últimas dos décadas. El descontento se arrastraba ya desde julio, cuando el Parlamento aprobó un presupuesto de austeridad para hacer frente al déficit.

Sin embargo, han ganado intensidad desde el jueves a raíz del anuncio del Gobierno sobre los planes para introducir una tasa por el uso de la aplicación de mensajería móvil WhatsApp.

El epicentro de las movilizaciones son las plazas de Riad el Solh y la plaza de los Mártires del centro de Beirut, donde los manifestantes llevan tres días acampados bajo consignas revolucionarias y exigiendo la devolución de los fondos públicos saqueados, hasta el momento en un ambiente festivo.

Líbano hace frente a una gran deuda pública y problemas financieros debido a la ralentización del flujo de capitales necesario para financiar al Gobierno, lastado además por el escaso crecimiento y una elevada tasa de desempleo, cercana al 30 por ciento.