Publicado 28/01/2021 20:47CET

Líbano.- Más de 40 heridos en una nueva jornada de disturbios en Líbano por las medidas del Gobierno contra la COVID-19

Imagen de archivo de protestas en Líbano.
Imagen de archivo de protestas en Líbano. - HAITHAM MOUSSAWI / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

Más de 40 personas han resultado heridas este jueves por la tarde en la ciudad libanesa de Trípoli en el marco de una serie de enfrentamientos entre la Policía y manifestantes, que han vuelto a salir a la calle para protestar contra las medidas impuestas por el Gobierno para frenar la pandemia de coronavirus.

Los agentes han hecho uso de gas lacrimógeno desde los tejados de varios edificios después de que los manifestantes trataran de llegar a la principal oficina del Gobierno en la ciudad, según informaciones del portal de noticias Naharnet, que indica que los presentes habrían tratado, además, de retirar parte de la puerta metálica del inmueble.

Los manifestantes se han acercado a la zona con cócteles molotov y piedra. Además, tal y como han afirmado los agentes, en el interior del edificio ha caído una "granada de mano militar", que habría herido a un agente de las Fuerzas de Seguridad Internas.

Poco antes, la Policía había lanzado también gases lacrimógenos contra la multitud en la plaza de Al Nour. Con los heridos de esta nueva jornada son ya más de 300 las personas que han resultado heridas en el marco de las protestas registradas a lo largo de la semana en Líbano.

La ola de manifestaciones en Trípoli, donde una persona ha muerto y 220 resultaron heridas el miércoles por la noche, parece incrementarse ahora que el país hace frente no solo a la pandemia sino a una de las peores crisis económicas de su historia.

Los manifestantes han denunciado que las medidas para hacer frente a la COVID-19 dificultan aún más la situación económica de una población que ha visto deteriorarse significativamente su calidad de vida durante las últimas décadas.

A lo largo de la semana, las protestas se han replicado por varias ciudades de Líbano --que afronta su peor crisis económica desde la guerra civil (1975-1990)--, como Sidón, en el sur del país, o en la capital, Beirut, donde se han quemado contenedores y creado barricadas en la céntrica plaza de Riad el Solh, cerca del Parlamento.