Publicado 18/12/2020 15:26CET

Líbano.- El patriarca maronita dice que Líbano "ya no puede aguantar" tras cuatro meses sin pacto para el nuevo Gobierno

El ex primer ministro de Líbano Saad Hariri
El ex primer ministro de Líbano Saad Hariri - Hassan Ebrahim/Lebanese Parliame / DPA - Archivo

Recalca que "la población ha perdido la esperanza" y dice que es "esencial" que haya acuerdo para el Ejecutivo

MADRID, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

El patriarca de la Iglesia Maronita de Líbano, Bechara Rai, ha afirmado este viernes que el país "ya no puede aguantar", tras cuatro meses de conversaciones infructuosas para formar Gobierno después de la dimisión del primer ministro, Hasán Diab, a raíz de las protestas desencadenadas por las explosiones del 4 de agosto en el puerto de la capital, Beirut.

Rai, que se ha reunido durante la jornada con el presidente del país, Michel Aoun, ha advertido de que "la población ha perdido la esperanza". "Sean cuales sean las circunstancias, es esencial que el presidente y el primer ministro designado, Saad Hariri, logren un acuerdo", ha agregado.

Así, el patriarca maronita ha apostado por un Gobierno que suponga "una puerta de entrada para las reformas" y "para comenzar la reconstrucción de Beirut" tras las explosiones, que dejaron más de 200 muertos, miles de heridos y unos daños materiales devastadores.

En este sentido, ha recalcado que no ha percibido durante su reunión con Aoun que el presidente tenga intención de hacer uso de su derecho a veto, al tiempo que ha denunciado "una campaña lanzada" contra el mandatario, según ha informado el diario libanés 'L'Orient le Jour'.

Rai, que ha pedido "respeto", ha defendido que "no se puede atacar la dignidad" del mandatario "en los medios", en medio de las críticas en redes sociales por la presunta injerencia de la Presidencia en las investigaciones en torno a las explosiones, algo que ha sido negado desde el Palacio de Baabda.

Las investigaciones fueron suspendidas el jueves durante un periodo de diez días, después de que tanto Diab como tres exministros imputados se negaran a ser interrogados y de que dos de ellos presentaran un recurso al Tribunal de Casación exigiendo la recusación del juez que encabeza las pesquisas, Fadi Sauan.

La reunión entre Rai y Aoun ha tenido lugar apenas unos días después de que el patriarca maronita se reuniera con Hariri ante las tensiones entre el presidente y el primer ministro designado en torno a los esfuerzos de este último por ensamblar el nuevo Ejecutivo libanés.

Tras dicho encuentro, Hariri sostuvo que había trasladado a Rai que "el objetivo no es nombrar un Gobierno, sin importar cómo" y agregó que "el objetivo es poner en marcha reformas, detener el colapso económico y reconstruir Beirut".

Rai se ha mostrado muy crítico durante los últimos meses con la clase política libanesa, especialmente por el estancamiento político ante el recrudecimiento de la crisis económica, social y humanitaria que sufre el país a causa de la pandemia de coronavirus y las citadas explosiones.

Las explosiones tuvieron lugar en un momento en el que Líbano atraviesa una grave crisis económica --la peor desde la guerra civil (1975-1990)-- y desencadenaron una nueva oleada de protestas que se saldó con la dimisión de Diab, quien sigue en funciones ante la falta de avances de los esfuerzos de Hariri.

Hariri fue designado para la tarea en octubre, cerca de un año después de dimitir del cargo en medio de otra oleada de movilizaciones populares contra su Ejecutivo a causa de la mala situación económica del país. La designación, recibida con malestar por la población, llegó ante la falta de acuerdo sobre otro candidato.