Publicado 04/02/2021 05:10CET

Líbano.- World Vision alerta del riesgo de trabajo forzoso de 500.000 de niños a seis meses de la explosión en Líbano

04 September 2020, Lebanon, Beirut: Rescue workers remove rubble of a building that was collapsed in last month's explosion for the second day in a row, after a rescue dog detected life signals in Gemayizeh area. Photo: Marwan Naamani/dpa
04 September 2020, Lebanon, Beirut: Rescue workers remove rubble of a building that was collapsed in last month's explosion for the second day in a row, after a rescue dog detected life signals in Gemayizeh area. Photo: Marwan Naamani/dpa - Marwan Naamani/dpa - Archivo

MADRID, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

La ONG World Vision ha alertado este jueves del riesgo de matrimonio infantil y trabajo forzoso que corren más de medio millón de niños a seis meses de la explosión en el puerto de Beirut, que ha agravado una situación "ya desesperada a causa de la COVID-19 y la crisis económica".

En este sentido, la ONG ha alertado de que 541.000 niños corren ahora un mayor riesgo de matrimonio infantil y trabajo forzoso, mientras que muchos también corren un alto riesgo de sufrir problemas de salud mental a pesar de que "la respuesta de emergencia a la explosión fue rápida y en gran medida efectiva,

Las escuelas están cerradas, los centros de salud no son accesibles, las familias no pueden trabajar o pagar la comida y no hay agua corriente, denuncia World Vision.

Ante esta crítica situación, el director de World Vision en Líbano, Hans Bederski, ha recordado que "aunque ya no estemos en los titulares de las noticias, no significa que la gente de Beirut ya no necesite ayuda. La situación de emergencia después de la explosión puede haberse calmado, sin embargo, el pueblo libanés todavía lucha por sobrevivir a numerosas crisis en curso".

Por lo que instan a la comunidad internacional a invertir en mantener a los niños en las escuelas y dar prioridad a la protección infantil, así como el apoyo a la salud mental.

"Es casi imposible para las personas en Líbano superar esta terrible situación por sí mismas", ha alertado Bederski, ya que, hace seis meses, las familias de Beirut que ya estaban luchando por sobrevivir a la COVID-19 y a una crisis económica "se vieron obligadas a lidiar con otra catástrofe como lo fue la explosión devastadora del pasado verano", añade el director de Operaciones en Campo de World Vision en el país, Rami Sharma.

Las explosiones dejaron más de 200 muertos y miles de heridos, en un momento en que Líbano atraviesa una grave crisis económica --la peor desde la guerra civil (1975-1990)--, y desencadenaron una oleada de protestas que se saldó con la dimisión del primer ministro, Hasán Diab.