Publicado 25/06/2020 15:54CET

Liberado bajo fianza el destaco opositor Zitto Kabwe tras ser detenido en Tanzania durante una reunión de su partido

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Tanzania han liberado bajo fianza al líder del partido opositor ACT-Wazalendo, Zitto Kabwe, detenido a última hora del martes cuando participaba en una reunión de su partido, meses antes de las elecciones presidenciales, en las que el actual mandatario, John Magufuli, buscará la reelección.

"Después de arrestarme ilegalmente junto a otros siete colegas el martes, cuando la Policía irrumpió en una reunión interna de ACT-Wazalendo en la región de Lindi, fuimos 'liberados' por la tarde (del miércoles)", ha dicho este jueves Kabwe.

"Los cargos por 'poner en peligro la paz' son infundados", ha dicho a través de su cuenta en la red social Twitter, al tiempo que ha dado las gracias a los que le han apoyado durante su arresto por mostrar "solidaridad".

La formación opositora denunció a través de un comunicado que Kabwe fue detenido "cuando participaba en una reunión interna". "Se trata de una actividad perfectamente legítima", criticó, antes de apuntar a "un claro acto de represión y un intento de intimidación".

Por ello, manifestó que "se trata de otro claro intento del Gobierno del Chama Cha Mapinduzi (CCM) de intimidar y eliminar la competición electoral, a la que claramente temen", en referencia a las próximas elecciones, previstas para el mes de octubre.

Por su parte, la Embajada de Estados Unidos ha expresado su "preocupación" por "las recientes acciones del Gobierno de Tanzania para saltarse las normas democráticas, incluido el arresto de figuras políticas opositoras durante una reunión a puerta cerrada y la revocación de la licencia de un diario opositor".

El Gobierno tanzano suspendió el miércoles la publicación del diario 'Daima' citando "violaciones de la ética periodística", según anunció el Ministerio de Información, que agregó que las autoridades habían avisado en reiteradas ocasiones al medio para que cambiara su línea.

"Estas acciones siguen un desconcertante patrón de intimidación contra miembros de la oposición, la sociedad civil y los medios", ha advertido la Embajada estadounidense, que ha expresado su "apoyo a la libertad de expresión y a la participación política inclusiva en todos los formatos".

A las condenas por los arrestos se ha sumado el subdirector de la organización no gubernamental Amnistía Internacional para África oriental, el Cuerno y los Grandes Lagos, Seif Magango, quien ha hablado de "una creciente represión contra líderes opositores y críticos del Gobierno".

De esta forma, ha indicado que el arresto de Kabwe "va en línea con el constante acoso e intimidación al que ha sido sometido por las autoridades en el pasado reciente" y ha agregado que "se trata de un movimiento calculado para intimidar a opositores y críticos antes de las elecciones, restringir sus Derechos Humanos y limitar sus campañas".

Las autoridades tanzanas deben dejar de intimidar a la oposición y garantizar el total respeto de los Derechos Humanos de todo el mundo, incluidos líderes opositores, antes, durante y después de las elecciones", ha zanjado Magango.

Magufuli anunció en 2016 la prohibición total de la organización de actividades políticas y manifestaciones hasta que la comisión electoral anunciara el periodo de campaña de cara a los comicios de 2020, por lo que los políticos sólo pueden participar en actos en sus circunscripciones.

AGRESIÓN CONTRA EL LÍDER DE CHADEMA

El arresto de Kabwe tuvo lugar cerca de dos semanas después de que el presidente del principal partido opositor de Tanzania, Freeman Mbowe, fuera por asaltantes no identificados cuando regresaba a su vivienda en la capital, Dodoma.

El partido indicó que Mbowe, quien es además líder de la oposición en el Parlamento, fue ingresado en un hospital de la ciudad, antes de pedir a la Policía que investigue lo sucedido para determinar quién ha estado detrás del ataque.

Apenas unos días antes del incidente, el vicepresidente de Chadema, Tundu Lissu, anunció que intentaría lograr el apoyo de su partido para presentar su nominación a las elecciones presidenciales.

Lissu reside en estos momentos en Bélgica, donde ha estado recibiendo tratamiento por las heridas sufridas tras ser tiroteado en 2017. El político ha cancelado varios viajes a su país citando motivos de seguridad.

El opositor ha acusado al Gobierno de no tomar medidas contra los responsables del intento de asesinato, sin que hasta la fecha se hayan producido arrestos. Las autoridades argumentan que las investigaciones no avanzan debido a que no ha vuelto al país.

Magufuli, que llegó al poder en 2015 y anunció la semana pasada que buscará la reelección en los comicios previstos para octubre, ha sido muy criticado por la oposición, que le acusa de coartar la disidencia y la libertad de expresión en el país.

El mandatario también está siendo criticado por su gestión de la pandemia de coronavirus, puesto que ha restado importancia a la enfermedad de la COVID-19 y las autoridades dejaron de publicar datos durante semanas, por lo que se sospecha que hay muchos más casos en el país de los confirmados.

Por contra, se ha ganado ciertas alabanzas entre sus donantes internacionales gracias a un campaña anticorrupción y a los recortes que ha llevado a cabo en el gasto público.