Publicado 22/10/2021 11:50CET

Libia.- ACNUR denuncia que 3.000 migrantes se han quedado a la intemperie tras la ola de detenciones en Libia

Migrantes en el centro temporal de Ain Zara, en la capital de Libia (Trípoli)
Migrantes en el centro temporal de Ain Zara, en la capital de Libia (Trípoli) - HAMZA TURKIA / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

La agencia de la ONU para los refugiados vuelve a acusar de maltrato a las autoridades libias y pide un plan urgente de atención

MADRID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

La agencia de Naciones Unidas para los refugiados, ACNUR, ha podido constatar que unos 3.000 migrantes se encuentran viviendo a la intemperie a las afueras de un centro de detención de la capital de Libia, Trípoli, después de la ola de arrestos, muchos de ellos "arbitrarios", efectuada por las autoridades libias a principios de este mes.

Como consecuencia de esta operación, y en palabras del enviado especial de ACNUR para la situación en el Mediterráneo Occidental y Central, Vincent Cochetel, "se ha producido un deterioro bastante acusado de la situación en la que se encuentran los solicitantes de asilo y los refugiados en Trípoli".

Estas 3.000 personas se han quedado sin techo por la destrucción de sus hogares durante la operación o bien por haber escapado, junto a otros cientos de personas, de las durísimas condiciones de los centros de detención en la capital libia.

Precisamente durante una de estas huídas, ocurrida el 6 de octubre del centro de Gheriyan, al menos cuatro personas murieron y varias heridas a consecuencia de los disparos efectuados por los guardias de la instalación. Dos días después, ocurrió exactamente lo mismo en el centro de Al Mabani, con un saldo de seis fallecidos y 24 heridos según pudo confirmar la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

ACNUR solicita a las autoridades libias un plan urgente para atender a la población de desplazados que "respete sus derechos e identifique soluciones duraderas para su situación". En este sentido, la agencia de la ONU aplaude la reciente reapertura de los vuelos de evacuación para los migrantes -- en torno a un millar están en lista de espera -- pero avisa que en modo alguno resuelve por completo la situación.

"Es un desarrollo positivo porque beneficia a los refugiados más vulnerables pero tenemos que se realistas: estos vuelos solo benefician a un número limitado de personas", ha indicado Cochetel, antes de volver a incidir sobre la situación de los sin techo: "Están viviendo a la intemperie, en el frío, y en un entorno muy poco seguro. Es absolutamente inaceptable", ha protestado.

Por todo ello, ACNUR sigue pidiendo a las autoridades libias "que respeten los derechos humanos y la dignidad de los solicitantes de asilo y refugiados, pongan fin a su detención arbitraria y les dejen en libertad".