Publicado 09/12/2021 09:24CET

Libia.- El Alto Consejo de Estado de Libia propone aplazar a febrero las elecciones presidenciales

Archivo - El primer ministro del Gobierno de unidad de Libia, Abdul Hamid Dbeibé
Archivo - El primer ministro del Gobierno de unidad de Libia, Abdul Hamid Dbeibé - Victoria Jones/PA Wire/dpa - Archivo

MADRID, 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Alto Consejo de Estado de Libia, con sede en la capital, Trípoli, ha propuesto aplazar a febrero las elecciones presidenciales, previstas para el 24 de diciembre, con el objetivo de que se celebren junto a las parlamentarias, en medio de los preparativos para estos comicios.

El organismo ha resaltado que las presidenciales deben estar fundamentadas en un sistema de listas que incluya a un presidente, dos vicepresidentes y un primer ministro, al tiempo que ha reclamado al Gobierno y a la comisión electoral que revise el registro de votantes, según ha informado el diario 'The Libya Observer'.

Asimismo, el vicepresidente segundo del Alto Consejo de Estado, Omar Bushá, ha argumentado que este aplazamiento estaría justificado debido a los problemas a los que hace frente la comisión electoral y la controversia que rodea a varios de los candidatos a la Presidencia, entre ellos Saif al Islam, hijo de Muamar Gadafi, y el general Jalifa Haftar.

Los tribunales libios han aceptado las apelaciones de Saif al Islam y Haftar --alineado con las autoridades asentadas en el este del país-- tras la exclusión de sus candidaturas, motivo por el que vuelven a estar en la carrera a la Presidencia libia.

El Alto Consejo de Estado tiene capacidad de asesoría y fue creado a raíz del Acuerdo Político de diciembre de 2015, aplicado sólo parcialmente, con el objetivo de aconsejar al Gobierno de unidad --ya disuelto-- y a la Cámara de Representantes, el Parlamento asentado en Tobruk (este).

Libia cuenta desde marzo con un Gobierno de unidad tras un proceso de conversaciones para unificar las administraciones enfrentadas, después de que las autoridades asentadas en Trípoli, reconocidas internacionalmente, repelieran el año pasado la ofensiva lanzada en 2019 por Haftar contra la capital del país.

El nuevo Ejecutivo, encabezado por Abdul Hamid Dbebibé, tiene entre sus principales objetivos la organización de las elecciones legislativas y presidenciales, con las que se espera dar carpetazo a la crisis institucional abierta en 2014 y a la inestabilidad que sufre desde la captura y ejecución en octubre de 2011 del entonces líder libio, Muamar Gadafi.

En este sentido, el entonces enviado especial de Naciones Unidas para Libia, Jan Kubis, avisó a finales de noviembre de que la no celebración de elecciones "podría deteriorar gravemente la situación" en el país y "dar lugar a una mayor división y conflicto". Kubis, que dimitió posteriormente, ha sido sustituido por Stephanie Williams.

Williams, con amplia experiencia en diplomacia y política exterior de seguridad, ya fue representante especial en funciones y jefa de la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia (UNSMIL) entre 2020 y 2021, y ahora sustituirá a Kubis para "liderar" en este mes "tan crítico", según el secretario general de la ONU, António Guterres.