Publicado 02/11/2020 20:52CET

Libia.- Las delegaciones militares de las partes se reúnen por primera vez en Libia para abordar el alto el fuego

Los jefes de las delegaciones militares de las partes enfrentadas en Libia tras el acuerdo para un alto el fuego permanente
Los jefes de las delegaciones militares de las partes enfrentadas en Libia tras el acuerdo para un alto el fuego permanente - Violaine Martin/UN Geneva/dpa

MADRID, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las delegaciones militares de las partes enfrentadas en Libia han celebrado este lunes su primera reunión en el interior del país para abordar la aplicación del acuerdo de alto el fuego permanente alcanzado el 23 de octubre en la ciudad suiza de Ginebra.

La reunión, que se ha celebrado en la ciudad libia de Ghadames, ha contado con la enviada especial de Naciones Unidas para Libia, Stephanie Williams, quien está ejerciendo labores de mediación en este proceso de contactos.

La Misión de Apoyo de Naciones Unidas en Libia (UNSMIL) anunció durante el fin de semana que los contactos entre las delegaciones militares, en formato 5+5, tendrían lugar entre el lunes y el miércoles, unos contactos que son los quintos desde su inicio y los primeros en territorio libio.

El alto el fuego fue pactado tras un proceso de contactos en Suiza por parte de la Comisión Militar Conjunta (JMC, según sus siglas en inglés), parte de la conocida como 'vía de seguridad' surgida de la Conferencia de Berlín de enero de este año, junto con las vías económica y política. Este proceso de tres vías fue respaldado por la citada resolución 2510 del Consejo de Seguridad de la ONU.

El encuentro ha llegado además unos días después de que el primer ministro del Gobierno de unidad de Libia, Fayez Serraj, anunciara su decisión de dar marcha atrás en su compromiso de dimitir a finales de octubre tras el llamamiento de los organismos políticos con sede en Trípoli para que considerase este punto debido a que se crearía un vacío de poder en el país.

El primer ministro del Ejecutivo de unidad manifestó el 16 de septiembre en un discurso su "sincero deseo" de entregar el poder a finales de octubre y resaltó que esperaba que los comités de diálogo concluyan sus trabajos y elijan a un nuevo Consejo Presidencial y un primer ministro que asuma sus funciones, algo que aún no ha ocurrido.

En este sentido, el portavoz de Serraj, Qaleb al Zaqlali, señaló en un comunicado que el primer ministro reconocido internacionalmente "espera que el Foro de Diálogo Político Libio (LPDF) asuma su responsabilidad histórica, alejado de intereses regionales e internacionales (...) para que el país supere las crisis actuales en paz y concordia".

La UNSMIL, que aplaudió el anuncio de Serraj sobre su disposición a dimitir, afirmó ante el inicio del diálogo que "espera que Serraj pueda dar otro servicio al país permaneciendo en el cargo durante un tiempo hasta que el LPDF decida sobre la vía hacia adelante".

El LPDF arrancó por videoconferencia a causa de la pandemia de coronavirus, si bien está previsto que los primeros contactos cara a cara tengan lugar a partir del 9 de noviembre en la capital de Túnez, Túnez.

Los contactos se han intensificado desde que el Gobierno de unidad, reconocido internacionalmente y respaldado militarmente por Turquía, rechazara la ofensiva lanzada en abril de 2019 por Jalifa Haftar, que cuenta con el respaldo de Egipto, Rusia y Emiratos Árabes Unidos (EAU), contra la capital, Trípoli.

Libia vive sumida en el caos desde la caída del régimen de Muamar Gadafi en 2011. El conflicto actual enfrenta al Gobierno reconocido internacionalmente, con sede en Trípoli, con el establecido en la ciudad de Tobruk, en el este, y sustentado por el general Haftar.

La duplicidad institucional en Libia se retrotrae a las elecciones parlamentarias de 2014, que dividieron las administraciones, sin que las asentadas en el este --anteriormente reconocidas por la comunidad internacional-- y el Gobierno de unidad, surgido del acuerdo de Sjirat en 2015, consiguieran pactar su unificación desde entonces.