Publicado 08/06/2020 16:14CET

Libia.- EAU apoya la iniciativa de Egipto para poner fin a la guerra en Libia tras las recientes derrotas de Haftar

Libia.- EAU apoya la iniciativa de Egipto para poner fin a la guerra en Libia tr
Libia.- EAU apoya la iniciativa de Egipto para poner fin a la guerra en Libia tr - Gregor Fischer/dpa - Archivo

La ONU muestra su disposición a mediar en el proceso político y pide "silenciar las armas"

MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Emiratos Árabes Unidos (EAU) ha aplaudido este lunes la iniciativa presentada por Egipto para lograr un acuerdo que ponga fin al conflicto en Libia, tras los últimos reveses sufridos por el mariscal de campo Jalifa Haftar, al que respalda en su ofensiva contra la capital, Trípoli, sede del Gobierno de unidad.

El secretario de Estado para Asuntos Exteriores emiratí, Anuar Gargash, ha resaltado que la iniciativa planteada por el presidente egipcio, Abdelfatá al Sisi, dará un "impulso" a los esfuerzos por la paz a través de "un alto el fuego inmediato, la retirada de fuerzas extranjeras y la vuelta a la vía política".

Gargash ha indicado a través de su cuenta en la red social Twitter que "no se puede dar marcha atrás en el tiempo a una intervención militar abierta" y en la que "se ignore una solución política". Así, ha recalcado que la comunidad internacional "no puede aceptar que continúen los combates".

"Creemos legítimamente que la decisión de la guerra y la paz sigue siendo libia, en el seno de las instituciones del Estado, y rechazamos legalizar armas de las milicias bajo la cobertura del Estado en un nuevo país árabe", ha manifestado. "La vía es una solución política exhaustiva para las partes en Libia", ha remachado.

La propuesta de Al Sisi llegó tras un viaje de Haftar a El Cairo después de sus recientes derrotas militares, que han permitido a las fuerzas del Gobierno de unidad tomar la franja costera al oeste de Trípoli, la base militar de Uatiya, el Aeropuerto Internacional de Trípoli y el área del Gran Trípoli.

Las fuerzas leales a Trípoli han continuado su avance han entrado en zonas de Sirte, localidad natal del fallecido líder libio Muamar Gadafi --capturado y ejecutado durante el levantamiento de 2011--, mientras que el Gobierno de unidad ha rechazado negociar con Haftar citando sus violaciones previas de los acuerdos alcanzados.

Por su parte, la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia (UNSMIL) destacó el domingo que "la tragedia que ha recaído sobre Libia desde hace más de un año ha demostrado, más allá de toda duda, de que cualquier guerra entre libios es una guerra perdida".

"No puede haber vencedor real, sólo grandes pérdidas para la nación y su pueblo, que ya ha sufrido a causa del conflicto desde hace más de nueve años", dijo, antes de hacer hincapié en que "una solución política a la larga crisis sigue estando al alcance". En este sentido, mostró su disposición a mediar en un proceso político "inclusivo y encabezado por libios".

La UNSMIL aplaudió por ello los recientes llamamientos para el reinicio de estas conversaciones, lo que "podría allanar el camino para una solución política fundamentada en el Acuerdo Político Libio --alcanzado en 2015 y que derivó en la creación en 2016 del Gobierno de unidad-- y en el marco de las conclusiones de la conferencia de Berlín y la resolución 2510 del Consejo de Seguridad de la ONU".

"Para que las conversaciones arranquen cuando antes, hay que silenciar las armas", sostuvo la misión, que aplaudió igualmente los llamamientos para un cese de las hostilidades, en referencia a la propuesta de Al Sisi, que hasta ahora ha respaldado igualmente a Haftar en el marco del conflicto que estalló a causa de su ofensiva contra Trípoli.

BÚSQUEDA DE UN ALTO EL FUEGO

De esta forma, la UNSMIL pidió también a las partes que participen "rápida y constructivamente" en las conversaciones entre sus delegaciones militares en formato 5+5 --una vía surgida a raíz de la conferencia de Berlín y a la que las partes se comprometieron la semana pasada, en medio de los avances del Gobierno de unidad-- para "lograr un acuerdo de alto el fuego duradero".

"Las conversaciones 5+5 deben estar acompañadas por una aplicación firme y el respeto al recientemente renovado embargo de armas de la ONU a Labia", apuntó la UNSMIL, que ha denunciado decenas de violaciones del mismo a raíz del apoyo de diversos actores internacionales a las partes en conflicto.

Por otra parte, expresó su alarma por los actos contra la población civil y el "continuado ciclo de violencia" en el país africano, antes de destacado que las recientes ofensivas de las fuerzas de Trípoli han provocado que 16.000 personas se hayan visto desplazadas durante los últimos días en el área del Gran Trípoli.

"Las informaciones sobre el descubrimiento de cadáveres en el hospital en Tarhuna son muy preocupantes", ha resaltado, antes de desvelar que ha pedido al Gobierno de unidad que abra una investigación "rápida e imparcial", dado que se hizo recientemente con el control de la ciudad.

"Hemos recibido también numerosos informes sobre el saqueo y destrucción de propiedad pública y privada en Tarhuna y Al Asabaa, lo que en algunos casos parece ser debido a actos de venganza, lo que podría dañar aún más la fábrica social libia", ha lamentado.

LA PROPUESTA DE AL SISI

Al Sisi y Haftar presentaron el sábado una propuesta de paz y desarme para poner fin a la guerra que está acompañada de una declaración unilateral de alto el fuego a partir de este lunes, si bien el Gobierno de unidad ya ha rechazado esta posibilidad, ante la debilidad de las fuerzas del mariscal de campo.

La propuesta de Egipto pretende que las negociaciones queden definidas por "la necesidad de retirar a los mercenarios extranjeros de todas las tierras libias y entregar sus armas, en la expresión de la aspiración de Egipto de apoyar pasos constructivos para poner fin a la crisis libia".

La denominada Declaración de El Cairo incluye además la propuesta de constituir un Consejo Presidencial con representantes de las tres provincias del país mediante un proceso "justo" que sería supervisado por la ONU.

Asimismo, menciona la propuesta de pactar una Declaración Constitucional que serviría como ley fundamental para el periodo de transición política, en línea con la propuesta presentada en mayo por el presidente de la Cámara de Representantes --el Parlamento en el este del país, Aguila Salé, quien estuvo igualmente presente en las reuniones en El Cairo.

La propuesta de Salé --a la que Haftar respondió con un golpe interno contra las autoridades civiles-- había sido aceptada por el primer ministro del Gobierno de unidad, Fayez Serraj, y por la ONU, siendo el mariscal de campo el escollo declarado para estos esfuerzos, dado que ha reiterado en múltiples ocasiones la nulidad del acuerdo político de 2015.

AVANCES DEL GOBIERNO DE UNIDAD

Los recientes avances del Gobierno de unidad han llegado después de que las autoridades turcas firmaran un acuerdo con Trípoli que implicó una cooperación militar y derivó en un envío de militares turcos y rebeldes sirios --a los que Ankara apoya en la guerra contra Damasco-- para hacer frente a la ofensiva de Haftar.

El mariscal de campo, que esperaba que el anuncio de su ofensiva en abril de 2019 se viera seguido por una entrada triunfal en Trípoli en pocas semanas, ha sufrido una serie de varapalos que han puesto a sus fuerzas en desbandada hacia el este, a pesar del apoyo recibido por Egipto, EAU y el Grupo Wagner, liderado por un aliado del presidente ruso, Vladimir Putin, que ha enviado mercenarios y equipamiento militar.

El Ejecutivo de Serraj ha rechazado ya desde hace meses entablar cualquier conversación con Haftar, al que no considera una parte de fiar en las negociaciones, debido a que el mariscal de campo ha roto varios de los borradores de acuerdo y ha continuado su ofensiva a pesar de los esfuerzos internacionales para lograr la paz.

En este sentido, rechazaron igualmente el anuncio del mariscal de campo en abril en el que "aceptaba la voluntad popular" y apartaba a las autoridades civiles en el este del país, en un intento de hacer colapsar la propuesta de Salé y de reagrupar los escasos apoyos internos con los que cuenta en estos momentos.