Libia.- La fiscal jefe del TPI dice que Libia está sumido "en un ciclo de violencia, atrocidades e impunidad"

Publicado 06/11/2019 23:58:30CET

Reclama la detención de tres personas buscadas por el tribunal por presuntos crímenes de guerra

MADRID, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

La fiscal jefe del Tribunal Penal Internacional (TPI), Fatou Bensouda, ha afirmado este miércoles que Libia está sumido "en un ciclo de violencia, atrocidades e impunidad" y ha expresado su alarma por "el recrudecimiento de la violencia" a raíz de la ofensiva contra la capital, Trípoli.

"Sin un apoyo inequívoco del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y la comunidad internacional en general para un fin inmediato del conflicto libio, Libia estará en riesgo de quedar atrapado en un conflicto persistente y largo y en un fratricidio continuado", ha dicho.

En una comparecencia ante el Consejo de Seguridad de la ONU, ha resaltado que a raíz de la ofensiva contra Trípoli de las fuerzas del mariscal de campo Jalifa Haftar, leal a las autoridades asentadas en el este del país, más de cien civiles han muerto, 300 han resultado heridos y más de 120.000 se han visto desplazados.

Bensouda ha denunciado además que "el ciclo de impunidad ha dado un terreno fértil para las atrocidades en Libia" y ha denunciado que las autoridades no hayan colaborado con el TPI para entregar y permitir el juicio de personas acusadas de crímenes de guerra en el país.

"Libia sigue teniendo la obligación de arrestar y entregar a Saif al Islam Gadafi al tribunal", ha subrayado, antes de agregar que el TPI cuenta con información "creíble" que apunta a que reside en la ciudad de Zintan.

Una de las salas del TPI anunció en abril la admisibilidad del caso contra Saif al Islam, hijo del fallecido líder libio Muamar Gadafi, rechazando así la demanda presentada por la defensa.

Saif al Islam reclamó en junio de 2018 que su caso fuera declarado "inadmisible" y se anulara la orden de arresto contra él debido a que ya fue juzgado y condenado por un tribunal del país africano.

El hijo mayor de Gadafi fue sentenciado a muerte en 2015 por crímenes de guerra cometidos durante la revuelta de 2011 que acabó con el régimen del coronel, que murió a manos de milicianos rebeldes en Sirte el 20 de octubre de 2011.

Sin embargo, fue finalmente liberado en abril de 2016 en el marco de una amnistía concedida por el gobierno asentado en el este del país, lo que fue criticado por el Ejecutivo asentado en la capital, Trípoli, que cuenta con el reconocimiento internacional.

OTRAS DOS ÓRDENES PENDIENTES

Bensouda ha apuntado que "el fracaso a la hora de ejecutar órdenes de arresto no está limitado al caso de Gadafi", ya que las órdenes contra Mohamed Jaled al Tuhami y Mahmud Mustafá al Uerfalli siguen también pendientes.

"Cuando la orden contra al Tuhami fue emitida, se creía que residía en El Cairo, Egipto", ha manifestado, al tiempo que ha recalcado que "la información de la que dispone la oficina indica que aún reside en El Cairo.

En el caso de Al Uerfalli, está buscado desde agosto de 2017 por el TPI, que emitió una orden de captura en su contra por la matanza de al menos 33 personas en distintos incidentes ocurridos entre el 3 de junio de 2016 y el 17 de julio de 2017 en la ciudad de Benghazi y sus alrededores.

"Al Uerfalli sigue disfrutando de su libertad en el área de Benghazi", ha dicho Bensouda, quien ha recordado que hay informaciones que apuntan a que Haftar le ha ascendido a teniente coronel. "Parece que sigue siendo premiado por su comportamiento", ha criticado.

Por ello, ha querido dejar claro que "no dudará en presentar nuevas peticiones para órdenes de arresto contra los principales responsables de crímenes que caigan bajo la jurisdicción del TPI".

Contador