Publicado 29/05/2020 14:36CET

Libia.- Una fragata francesa intercepta un petrolero que se dirigía a cargar crudo en un puerto del este de Libia

MADRID, 29 May. (EUROPA PRESS) -

La fragata 'Jean-Bart' de la Marina francesa ha interceptado un petrolero cuando navegaba con rumbo a un puerto de la costa oriental de Libia para cargar crudo, según han informado cuatro diplomáticos occidentales.

La fragata de la clase 'Cassard' está desplegada en el Mediterráneo en el marco de una misión de la Unión Europea llamada 'Irini', que tiene como objetivo hacer cumplir el embargo de armas en Libia y bloquear la venta ilícita de petróleo que pueda servir como financiación a las partes en conflicto.

La 'Jean-Bart' se aproximó el 22 de mayo al petrolero 'Jal Laxmi' después de que la misión europea fuera informada de que se dirigía hacia el puerto de Tobruk en el marco de una operación de venta de productos refinados del petróleo a una compañía con sede en Emiratos Árabes Unidos, según han contado a Bloomberg cuatro diplomáticos occidentales. Tras la interceptación, el petrolero no siguió con la travesía pero se quedó fondeado en la misma zona.

Además de la acción del buque de guerra francés con el petrolero 'Jal Laxmi', Estados Unidos y Naciones Unidas han estado presionando entre bastidores para impedir esta venta de productos refinados, según han señalado tres de los diplomáticos consultados. El Panel de Expertos de Naciones Unidas y el Comité de Sanciones han advertido a las partes enfrentadas en Libia que estaban violando el embargo con esta venta de crudo, según otro diplomático occidental.

Las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas establecen que la Corporación Nacional del Petróleo es la única entidad que tiene autorización para exportar crudo de Libia.

El general Jalifa Haftar, jefe de las fuerzas militares leales a las autoridades del este de Libia, sigue enfrentado al Gobierno de unidad nacional, que cuenta con el respaldo de Naciones Unidas y que tiene su sede en Trípoli. Haftar está apoyado por Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Rusia mientras que el Ejecutivo liderado por el primer ministro libio, Fayez Serraj, tiene el respaldo de Turquía.

En un intento por aumentar la presión contra el Gobierno de unidad, el general Haftar autorizó a sus combatientes a cerrar la producción de petróleo. La Corporación Nacional del Petróleo de Libia informó este jueves de que el corte de la producción desde enero ha provocado pérdidas de ingresos que se aproximan a los 5.000 millones de dólares, según recoge el diario 'The Libya Observer'.