Publicado 17/07/2020 12:42CET

Libia.- El Gobierno de Trípoli condena las amenazas de Al Sisi y tacha de "farsa" su reunión con las tribus locales

Libia.- El Gobierno de Trípoli condena las amenazas de Al Sisi y tacha de "farsa
Libia.- El Gobierno de Trípoli condena las amenazas de Al Sisi y tacha de "farsa - Bernd von Jutrczenka/dpa - Archivo

MADRID, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno libio reconocido por la comunidad internacional y con sede en Trípoli ha condenado este viernes las recientes declaraciones formuladas por el presidente de Egipto, Abdelfatá Al Sisi, en las que avisaba una vez más con una intervención militar en Libia tras una reunión con representantes de tribus locales que las autoridades del país han tachado de "farsa".

Al Sisi, aliado de las fuerzas rebeldes del este de Libia que se enfrentan desde hace meses al Gobierno de Trípoli, declaró que "Egipto es capaz de cambiar la escena militar en Libia y tiene uno de los ejércitos más poderosos en el mundo árabe y en África", en comentarios realizados tras el encuentro con los líderes tribales para recabar apoyos.

El mandatario destacó que, "en caso de que las fuerzas egipcias entren en Libia", los líderes tribales "estarán al frente de las tropas con la bandera libia", según ha informado el diario egipcio 'Al Ahram'.

En respuesta, el jefe del Alto Consejo de Estado libio, Jaled Al Mishri, ha respondido que las amenazas de Al Sisi no significan nada para los libios y que su confianza en un grupo de "lacayos", como describió a los representantes tribales, demuestran el fracaso de la política egipcia en Libia, recoge el 'Libya Observer'.

En los mismos términos se ha expresado el miembro del Consejo Presidencial de Libia Mohamed Amari Zayid, que describió la reunión con las tribus como una "auténtica farsa" y una continuación de la "agresiva aproximación" que Al Sisi ha emprendido para controlar Libia, movido por "la codicia por sus riquezas", según el mismo medio.

Jalifa Haftar, que cuenta con el respaldo de Egipto, Rusia y Emiratos Árabes Unidos (EAU), lanzó en abril de 2019 una operación para hacerse con el control de Trípoli, la capital y donde tiene su sede el Gobierno de unidad que lidera Fayez Serraj.

Tras el avance inicial, el conflicto quedó estancado hasta que Turquía decidió intervenir del lado del Gobierno libio, revirtiendo la situación y expulsando a las fuerzas de Haftar. La batalla está ahora en torno a la ciudad de Sirte, ciudad natal del difunto Muamar Gadafi.

La duplicidad institucional en Libia se retrotrae a las elecciones parlamentarias de 2014, que dividieron las administraciones, sin que las asentadas en el este --anteriormente reconocidas por la comunidad internacional-- y el Gobierno de unidad, surgido de un acuerdo en 2015, consiguieran pactar su unificación desde entonces.