Libia.- Haftar descarta una solución política al conflicto en Libia mientras haya terroristas en el país

Publicado 15/10/2019 14:30:42CET

Dice que podría tomar Trípoli "en uno o dos días" pero no lo hace porque no quiere destruir la capital

MADRID, 15 Oct. (EUROPA PRESS) -

El mariscal Jalifa Haftar, al frente de la operación contra el Gobierno de Libia reconocido internacionalmente, ha defendido este martes que no es posible una solución política al conflicto en el país norteafricano hasta que no sean eliminados todos los grupos terroristas y extremistas.

"Consideramos que es imposible lograr una solución política mientras haya grupos terroristas y extremistas que no creen en el Estado y cuya ideología consiste en que todos los que son infieles hay que cortarles la cabeza", ha defendido Haftar en una entrevista con la agencia de noticias rusa Sputnik en Benghazi.

"El primer paso hacia cualquiera solución política es acabar con estos grupos, obligarlos a deponer las armas", ha defendido el hombre fuerte que apoya al gobierno libio que tiene su sede en el este del país.

"Es lo que estamos haciendo", ha sostenido, subrayando que después "los libios podrán comenzar un diálogo con calma, comodidad y, finalmente, alcanzarán una decisión política en un tiempo récord".

Asimismo, ha señalado que su Ejército Nacional Libio podría tomar el control de la ciudad de Trípoli en uno o dos días con la ayuda de armas pesadas, pero no quiere hacerlo ya que pretende evitar víctimas civiles. Haftar lanzó su ofensiva para hacerse con el control de la capital el pasado 4 de abril.

"Podemos terminar esta guerra en uno o dos días con el uso de armas pesadas, pero esto conducirá a la destrucción de la ciudad y grandes bajas entre la población civil", ha resaltado, asegurando que sus tropas ponen "la seguridad de la población y la ciudad por encima de todo, porque el propósito de esta operación es liberar la capital, no destruirla".

En este sentido, ha afirmado que lo que quieren es "salvar a los habitantes de Trípoli de las bandas criminales, y no solo ingresar a la capital a toda costa". "Somos un ejército regular, nuestro deber nacional es proteger a nuestros residentes y su seguridad; lo que hacemos es proteger a Trípoli y no atacarla, y nunca hemos querido dañar a los civiles", ha recalcado.

ACUSA AL GOBIERNO DE CUMPLIR ÓRDENES DE LOS TERRRORISTAS

Por otra parte, ha acusado al Consejo Presidencial del Gobierno de unidad nacional, presidido por Fayez Serraj, de cumplir las órdenes de los terroristas. Según Haftar, varios miembros del consejo pertenecen a grupos terroristas y todas sus declaraciones son preparadas por los terroristas, reduciéndose el papel de este órgano "a firmar una declaración y hacerla pública".

En otro orden de cosas, Haftar ha dicho que aún considera prematuro hablar de elecciones presidenciales en Libia. "Ahora, cuando llevamos a cabo una amplia guerra de liberación, es prematuro hablar sobre elecciones presidenciales", ha aseverado.

El mariscal, que fue general de Muamar Gadafi pero posteriormente se enemistó con él y se exilió a Estados Unidos, ha dicho no tener contactos con Saif al Islam, el hijo del antiguo dirigente y que se ha especulado con que podría ser candidato a las presidenciales.

Según Haftar, el hijo de Gadafi tendrá derecho a postularse como candidato a la presidencia "si hay fundamentos legales". Saif al Islam fue encarcelado en noviembre de 2011, un mes después del asesinato de su padre, y en junio de 2017 fue puesto en libertad por la milicia Abu Bakr al Siddiq, en virtud de una amnistía.