Publicado 25/11/2021 01:03CET

Libia.- Kubis avisa de que la "no celebración de elecciones" podría "deteriorar gravemente" la situación en Libia

Archivo - 18 March 2021, Berlin: UN Special Envoy for Libya Jan Kubis speaks during a joint press conference with German Foreign Minister Heiko Maas (not pictured), after their meeting at the Federal Foreign Office. Photo: Kay Nietfeld/dpa-Pool/dpa
Archivo - 18 March 2021, Berlin: UN Special Envoy for Libya Jan Kubis speaks during a joint press conference with German Foreign Minister Heiko Maas (not pictured), after their meeting at the Federal Foreign Office. Photo: Kay Nietfeld/dpa-Pool/dpa - Kay Nietfeld/dpa-Pool/dpa - Archivo

El representante de Libia ante la ONU lamenta la renuncia de Kubis en un "momento crítico"

MADRID, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

El enviado especial de Naciones Unidas para Libia, Jan Kubis, ha avisado este miércoles de que la no celebración de elecciones "podría deteriorar gravemente la situación" en el país y "dar lugar a una mayor división y conflicto".

Así lo ha aseverado Kubis este miércoles ante el Consejo de Seguridad, frente al que ha abordado la situación en el país africano tras haber presentado el martes la renuncia a su cargo, aunque está dispuesto a continuar en el mismo "durante un período de transición que abarque el proceso electoral".

A falta de un mes para los comicios presidenciales y parlamentarios en Libia, el enviado ha llamado a la comunidad internacional a "permanecer unida en apoyo del proceso" y ha alertado de que el clima político del país sigue estando "muy polarizado".

Kubis ha incidido en que persiste una "oposición ruidosa" en torno al marco legal de las elecciones, mientras aumentan las tensiones sobre la elegibilidad de algunos candidatos y los temores a una confrontación armada.

"Aunque los riesgos asociados a la actual polarización política en torno a las elecciones son evidentes y están presentes, la no celebración de las elecciones podría deteriorar gravemente la situación del país y dar lugar a una mayor división y conflicto", ha reiterado el enviado de Naciones Unidas.

En este sentido, ha añadido que Libia sigue estando en una "coyuntura delicada y frágil en su camino hacia la unidad y la estabilidad a través de las urnas", aunque ha destacado el elevado número de votantes y candidatos registrados que demuestra, como ha señalado, que los libios "anhelan tener la oportunidad de elegir a sus representantes y darles un mandato para gobernar mediante la legitimidad democrática".

Por todo ello, Kubis ha pedido a todas las partes y a los candidatos libios a que se comprometan "públicamente" a respetar los derechos de sus oponentes políticos, que se abstengan de utilizar discursos de "odio, venganza y amenazas", así como de incitar a la violencia y al boicot, además de que acepten los resultados de las elecciones.

CONSEJO DE SEGURIDAD

Por su parte, el Consejo de Seguridad ha adoptado una declaración presidencial en la que celebra el apoyo internacional al proceso político libio, y ha acogido con "satisfacción" la Conferencia Internacional de París para Libia que se celebró el pasado 12 de noviembre.

Asimismo, ha saludado a la Conferencia de Estabilización de Libia que se llevó a cabo el 21 de octubre en Trípoli, al tiempo que ha expresado su "firma apoyo" al "importante papel" desempeñado por la Alta Comisión Electoral Nacional en la programación de los comicios.

En esta línea, ha indicado que "espera con interés" la formalización por parte de dicha comisión del calendario electoral completo de Libia y su aplicación en un "entorno pacífico".

Por otro lado, en el marco de la sesión en el Consejo de Seguridad, el representante de Libia ha lamentado que Kubis haya presentado su dimisión "en este momento crítico" y ha pedido al secretario general, António Guterres, y al Consejo que aclaren "planes alternativos" para la dirección de la Misión de Apoyo de Naciones Unidas en Libia (UNSMIL).

Libia cuenta desde marzo con un Gobierno de unidad tras un proceso de conversaciones para unificar las administraciones enfrentadas, después de que las autoridades asentadas en Trípoli, reconocidas internacionalmente, repelieran el año pasado la ofensiva lanzada en 2019 por el general Jalifa Haftar, leal a las autoridades orientales.

El nuevo Ejecutivo tiene entre sus principales objetivos la organización de unas elecciones legislativas y presidenciales, previstas para el 24 de diciembre, con las que se espera dar carpetazo a la crisis institucional abierta en 2014 y a la inestabilidad que sufre desde la captura y ejecución en octubre de 2011 del exlíder Muamar Gadafi.

Contador