Publicado 20/11/2020 12:00CET

Libia.- La misión de la UE en el Mediterráneo pide un esfuerzo a Trípoli para lograr un cambio en Libia

BRUSELAS, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

La misión militar de la UE en el Mediterráneo, encargada de garantizar el embargo de armas en Libia, ha pedido al Gobierno de Trípoli, reconocido internacionalmente, retomar las misión de adiestramiento de los guardacostas libios, entendiendo que es necesario el esfuerzo de todos los actores para lograr un cambio en el país.

Durante una visita a Trípoli donde se ha entrevistado con el primer ministro del Gobierno de unidad, Fayed Serraj, el contraalmirante Fabio Agostini ha reclamado que se reanude la labor de apoyo a la Marina y los guardacostas libios. De esta forma, estos cuerpos podrán incrementar sus recursos, algo necesario para que Libia se haga cargo de la seguridad marítima.

"Es necesario que todos los actores implicados en el proceso de dar un futuro estable a Libia ponga toda la energía y visión para un cambio real", ha indicado el máximo responsable de operaciones de la misión Irini.

En su viaje, Agostini ha defendido la imparcialidad de la operación militar de la UE haciendo gala de los resultados cosechados por la misión hasta la fecha. En el pasado, la misión ha sido puesta en duda por el propio Serraj al entender que el embargo se centraba principalmente en la actividad marítima y podía desequilibrar la contienda en Libia.

El contraalmirante italiano ha insistido en que la operación Irini es el único actor internacional centrado en el embargo de armas en el país norteafricano, en pleno apoyo a las conclusiones del Proceso de Berlín.

Tras casi una década de conflicto en Libia, el escenario actual parece encaminado a una solución pactada después de que las partes enfrentadas alcanzaran la semana pasada un acuerdo preliminar sobre una 'hoja de ruta' para establecer un gobierno de unidad nacional y celebrar elecciones en un plazo de 18 meses, antes de finales de 2021.

Este pacto se ha fraguado gracias a los avances logrados en la Comisión Militar Conjunta, un foro militar que pactó un alto el fuego en octubre y que ha allanado el camino para la reactivación del proceso político, que arrancó el 9 de noviembre en Túnez auspiciado por Naciones Unidas.

Contador