Publicado 11/04/2021 12:05CET

Libia.- MSF denuncia un muerto y dos adolescentes heridos en un tiroteo en un superpoblado centro de detención en Libia

Archivo - Migrantes y refugiados en un centro de detención en Libia
Archivo - Migrantes y refugiados en un centro de detención en Libia - SARA CRETA/MSF - Archivo

MADRID, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

La ONG Médicos sin Fronteras (MSF) ha denunciado esta semana la muerte de una persona y otras dos, adolescentes, heridas de bala durante un tiroteo en el centro de detención de migrantes de Al Mabani, en la capital de Libia, Trípoli, fruto de la tensión provocada por la superpoblación y las precarias condiciones de vida.

Según los informes recibidos por MSF, la tensión había aumentado en las últimas semanas en el centro de recogida y devolución, donde la gente vive en condiciones de hacinamiento, y que culminó con disparos indiscriminados contra las celdas donde se mantenía a los detenidos.

"Este tiroteo demuestra los graves riesgos a los que se enfrentan las personas cuando están encerradas en estos centros de detención durante un período de tiempo indefinido", ha lamentado la directora operativa de MSF para Libia, Ellen van der Velden.

"Este último acto de violencia es una clara demostración de que los centros de detención son lugares peligrosos para las personas" ha añadido sobre el aumento de las tensiones que han atestiguado en las últimas semanas los equipos de MSF.

Allí, según la ONG, "refugiados y migrantes, incluidas mujeres, niños y menores no acompañados, se encuentran recluidos contra su voluntad en condiciones deplorables", en especial desde principios de febrero, con el aumento en las interceptaciones de personas que huían de Libia por mar por parte de la Guardia Costera libia.

En la primera semana de febrero, el número de personas detenidas en Al Mabani aumentó de 300 a 1.000 en unos pocos días. Actualmente, el centro aloja a unas 1.500 personas, todas ellas bajo condiciones deplorables, con mínimas oportunidades de luz y ventilación natural, e insuficiente agua potable.

El hacinamiento severo, con hasta tres personas por metro cuadrado, a menudo no deja espacio ni siquiera para acostarse. Las enfermedades infecciosas como la sarna y la tuberculosis abundan. El distanciamiento físico para protegerse de la COVID-19 es imposible, sentencia la organización

MSF recuerda que, solo en febrero, su personal ha tratado a 36 detenidos por fracturas, traumatismos, abrasiones, lesiones oculares, heridas de bala y debilidad de las extremidades en varios centros de detención. Quince de estos pacientes fueron remitidos por MSF a hospitales para recibir tratamiento adicional. Las lesiones eran recientes, lo que indica que las habían sufrido mientras se encontraban dentro de los centros de detención.

Las autoridades de Al Mabani han abierto una investigación sobre este incidente. En este sentido, MSF pide a las autoridades que compartan el resultado de esta investigación con la comunidad humanitaria y que abran un proceso contra a los responsables.