Publicado 08/06/2020 18:58CET

Libia.- Mueren siete civiles en un bombardeo contra su vivienda al oeste de la ciudad de Sirte

MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

Al menos siete civiles murieron a última hora del domingo en un bombardeo ejecutado contra su vivienda en una localidad libia situada al oeste de Sirte, escenario de una ofensiva desde el sábado por parte de las fuerzas leales al Gobierno de unidad.

Según las informaciones facilitadas por el diario 'The Libya Observer', el ataque habría sido ejecutado por un avión extranjero que respalda a las fuerzas del mariscal de campo Jalifa Haftar, si bien por el momento no hay confirmación oficial sobre la responsabilidad del bombardeo.

El alcalde de Sirte, Mujtar al Maadani, ha lamentado que la ciudad haya quedado en el frente de los combates y ha pedido a las partes en conflicto que "eviten a la ciudad los horrores de la guerra y le den la ayuda que necesita".

Asimismo, ha confirmado en declaraciones concedidas a la agencia alemana de noticias DPA que los siete fallecidos en el ataque eran miembros de una misma familia. "Toda la familia ha muerto, incluidos mujeres y niños. No quedó nadie", ha agregado.

Sin embargo, ha manifestado que no sabe quién es responsable del bombardeo contra la localidad de Uadi Jaraf, situada unos 25 kilómetros al oeste de Sirte y cerca de donde se encuentran posicionadas las fuerzas leales al Gobierno de unidad.

Las fuerzas leales a Trípoli han logrado en las últimas semanas una serie de avances que les han permitido recuperar la totalidad del Gran Trípoli y avanzar hacia el este, poniendo en desbandada a las fuerzas de Haftar.

Ante ello, Haftar viajó el sábado a Egipto, cuyo presidente, Abdelfatá al Sisi presentó una nueva iniciativa para poner fin a la guerra que está acompañada de una declaración unilateral de alto el fuego a partir de este lunes, si bien el Gobierno de unidad ya ha rechazado esta posibilidad, ante la debilidad de las fuerzas del mariscal de campo.

Los recientes avances del Gobierno de unidad han llegado después de que las autoridades turcas firmaran un acuerdo con Trípoli que implicó una cooperación militar y derivó en un envío de militares turcos y rebeldes sirios --a los que Ankara apoya en la guerra contra Damasco-- para hacer frente a la ofensiva de Haftar.

El Ejecutivo de Fayez Serraj ha rechazado ya desde hace meses entablar cualquier conversación con Haftar, al que no considera una parte de fiar en las negociaciones, debido a que el mariscal de campo ha roto varios de los borradores de acuerdo y ha continuado su ofensiva a pesar de los esfuerzos internacionales para lograr la paz.