Publicado 18/09/2020 15:01CET

Libia.- La ONU aplaude la "valiente decisión" del primer ministro de unidad de Libia de anunciar su intención de dimitir

Libia.- La ONU aplaude la "valiente decisión" del primer ministro de unidad de L
Libia.- La ONU aplaude la "valiente decisión" del primer ministro de unidad de L - Tobias Hase/dpa - Archivo

MADRID, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

Naciones Unidas ha aplaudido este viernes la "valiente decisión" del primer ministro del Gobierno de unidad de Libia, Fayez Serraj, de anunciar su intención de dimitir y traspasar los poderes a un nuevo organismo ejecutivo a finales de octubre, como máximo, en medio de los esfuerzos para alcanzar una solución política al conflicto.

"El anuncio del presidente (del Consejo Presidencial) llega en un punto de inflexión decisivo en la prolongada crisis, cuando es claro que la situación ya no es sostenible", ha dicho la enviada especial de la ONU para el país africano, Stephanie Williams, a través de un comunicado.

Así, ha hecho hincapié en que "ahora incumbe a las partes libias asumir totalmente sus responsabilidades ante el pueblo libio, tomar decisiones históricas y aceptar concesiones mutuas por el bien de su país", ha señalado la también jefa de la Misión de Apoyo de Naciones Unidas en Libia (UNSMIL).

Williams ha apostado por "partir de la base" de las declaraciones de Serraj y del presidente de la Cámara de Representantes --el Parlamento asentado en el este del país--, Aguilá Salé, así como en las recientes conversaciones entre las partes en Suiza, Marruecos y Egipto, para impulsar un proceso político.

"Tenemos una oportunidad para reiniciar el diálogo político libio totalmente inclusivo, que la UNSMIL pretende sacar adelante lo antes posible", ha detallado, al tiempo que ha incidido en que "durante este periodo, es crucial que la comunidad internacional cumpla también sus responsabilidades, respete la soberanía libia, ponga fin a las interferencias en sus asuntos internos y respete en su totalidad el embargo de armas de la ONU".

Serraj anunció a última hora del miércoles su "sincero deseo" de entregar el poder y resaltó que espera que los comités de diálogo concluyan sus trabajos y elijan a un nuevo Consejo Presidencial y un primer ministro que asuma sus funciones.

"El clima político atraviesa una grave polarización y ha hecho que todos los intentos para resolver la crisis sean extremadamente difíciles", señaló, antes de agregar que hay partes "intransigentes" que siguen "apostando por la vía de la guerra".

Serraj está al frente del Gobierno libio reconocido por la comunidad internacional y en las últimas semanas ha sido objeto de una creciente presión debido a las protestas contra la corrupción y la falta de servicios básicos que se han registrado en la capital, Trípoli.

Con ayuda de Turquía, el primer ministro, cuyo Gobierno controla solo algunas partes del oeste de Libia, consiguió el pasado junio repeler la ofensiva del general Jalifa Haftar, el 'hombre fuerte' de las autoridades afincadas en el este, para hacerse con Trípoli.

Las autoridades de Trípoli y las del este de Libia deberían pactar una nueva estructura de consejo presidencial que unifique a las dos administraciones enfrentadas y convoque elecciones para intentar poner fin al conflicto en el país africano.

ERDOGAN SE MUESTRA "TRISTE"

Por su parte, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se ha mostrado "triste" por la decisión de Serraj. "Este acontecimiento, recibir este tipo de noticias, ha sido algo triste para nosotros", ha manifestado.

"También le hemos trasladado algunas noticias (a Serraj)", ha dicho, antes de desvelar que habrá próximamente nuevas reuniones entre ambas partes. "En estos encuentros, si Dios quiere, podremos poner la situación en la dirección que se supone que debe estar", ha añadido.

Erdogan, el principal aliado de Serraj, ha destacado además que "antes o después el golpista Haftar perderá en este asunto". "Eso está claro", ha zanjado, tal y como ha recogido la agencia alemana de noticias DPA.

Haftar ha ido cediendo cada vez más espacio político a Salé, quien ha propuesto una iniciativa política para unificar las instituciones del país y actualmente encabeza las conversaciones políticas de las autoridades del este, según diplomáticos occidentales y árabes.

La duplicidad institucional se retrotrae a las elecciones parlamentarias de 2014, que dividieron las administraciones, sin que las asentadas en el este --anteriormente reconocidas por la comunidad internacional-- y el Gobierno de unidad, surgido de un acuerdo en 2015, consiguieran pactar su unificación desde entonces.