Publicado 19/05/2020 23:44:10 +02:00CET

Libia.- La ONU denuncia un "alarmante" aumento de operaciones militares fomentado por la injerencia extranjera en Libia

Libia.- La ONU denuncia un "alarmante" aumento de operaciones militares fomentad
Libia.- La ONU denuncia un "alarmante" aumento de operaciones militares fomentad - Tobias Hase/dpa - Archivo

MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

Naciones Unidas ha denunciado este martes un "alarmante" aumento de las operaciones militares en Libia fomentado por la injerencia extranjera y ha criticado la creciente "violencia, crueldad e impunidad" en el marco del conflicto en el país africano.

"Me hubiera gustado ser capaz de dar un informe más positivo pero, desafortunadamente, cuando se piensa que se ha llegado al fondo en Libia, es posible de alguna forma alcanzar mayor profundidad en la violencia, la crueldad y la impunidad", ha dicho la representante especial de la ONU para Libia, Stephanie Williams.

Williams, quien ocupa el cargo de forma interina tras la dimisión en marzo de Ghasán Salamé citando motivos de salud, ha lamentado que las partes en conflicto no se hayan comprometidas con un alto el fuego pese a la pandemia de coronavirus y ha resaltado que "los combates se han recrudecido hasta niveles sin procedentes, con disparos indirectos contra zonas urbanas y una creciente oleada de sufrimiento para los civiles".

"Entre el 1 de abril y el 18 de mayo, la Misión de Apoyo de Naciones Unidas en Libia (UNSMIL) ha documentado al menos 248 víctimas civiles, con 58muertos y 190 heridos, lo que supone un incremento del 89 por ciento comparado con el total de víctimas civiles registrado durante los tres primeros meses del año", ha lamentado, antes de detallar que "la inmensa mayoría" de las mismas han sido causadas por las fuerzas del mariscal de campo Jalifa Haftar.

Así, ha manifestado que "millones de personas necesitan algún tipo de ayuda humanitaria" en el país, entre ellos 400.000 desplazados internos --incluidos 201.000 desde el inicio de la ofensiva en abril de 2019 contra la capital, Trípoli-- y 654.000 migrantes, refugiados y solicitantes de asilo que se encuentran atrapados por el conflicto en el país.

"Mientras las personas de todo el mundo se ajustan a la nueva normalidad de vivir con una pandemia, millones de libios, y principalmente los dos millones de residentes de Trípoli, experimentan la existencia más anormal y aterradora, bajo bombardeos casi constantes, cortes frecuentes del agua y la luz y una restricción de movimientos por las medidas contra la COVID-19", ha explicado.

En este sentido, ha hecho hincapié en que a ello se suma el "alarmante" incremento de las operaciones militares, que ha vinculado con "el envío ininterrumpido de armas cada vez más sofisticadas y letales" por parte de los países que respaldan a cada una de las partes. "Eso sin mencionar el reclutamiento de más mercenarios por parte de ambas partes en conflicto", ha añadido.

"Creo que hemos llegado a otro punto de inflexión en el conflicto. Por lo que hemos visto sobre el flujo masivo de armas, equipamiento y mercenarios a ambas partes, la única conclusión que podemos sacar es que la guerra se intensificará, expandirá y profundizará, con consecuencias devastadoras para el pueblo libio", ha lamentado.

"Mientras aumenta la intervención extranjera, los libios se están viendo perdidos en medio de ella y sus voces quedan silenciadas. No debemos dejar que Libia se escape. Debemos permitir que libios responsables escriban su propio futuro", ha dicho, antes de pedir al Consejo de Seguridad "presión creíble y consistente" sobre estos actores que "alimentan el conflicto".

AUSENCIA DE ALTO EL FUEGO

Williams ha apuntado a los avances de las fuerzas leales al Gobierno de unidad, que se hicieron en abril con el control de varias localidades al oeste de Trípoli, así como con una base aérea al suroeste de la capital durante la jornada del lunes, en una serie de reveses a Haftar.

"Reforzado por estos éxitos recientes, el Gobierno de unidad se ha mostrado reticente a responder de forma recíproca al alto el fuego unilateral declarado el 29 de abril por el Ramadán por el Ejército Nacional Libio (ENL)", ha argüido.

El Gobierno de unidad de Libia, reconocido internacionalmente, puntualizó en su negativa que "cualquier acuerdo de alto el fuego" en el país requiere "garantías internacionales" y mecanismos que se activen a través de las conversaciones entre las delegaciones militares de ambas partes.

Previamente, el primer ministro del Gobierno de unidad, Fayez Serraj, había afirmado que descartaba totalmente la posibilidad de iniciar conversaciones de paz con Haftar debido a que no estaba respetando los acuerdos alcanzados y a que se negaba a mantener un proceso serio.

"GUERRA SUBSIDIARIA"

Por otra parte, Williams ha incidido en que la toma de la base de Uatiya podría llevar a un "mayor recrudecimiento" de los combates que conviertan el conflicto "en una guerra subsidiaria pura" debido al "papel directo de partes extranjeras en esta operación".

El Gobierno de Turquía ha trasladado a Libia a militares y rebeldes sirios en apoyo al Gobierno de unidad, algo que ha sido criticado por Haftar, quien cuenta por su parte con el apoyo de Emiratos Árabes Unidos (EAU), Egipto y Rusia, entre otros.

La enviada especial de la ONU ha resaltado que en la ofensiva contra Uatiya se ha visto el uso de drones y la "presencia sobre el terreno de sistemas de defensa aérea, en flagrante violación del embargo de armas". Las fuerzas de Trípoli afirmaron haberse incautado sistemas de defensa antiaérea rusos tras tomar la base.

Así, ha criticado los ataques "casi constantes" contra el único aeropuerto de Trípoli por parte de las fuerzas de Haftar, así como otros contra la capital que han alcanzado los alrededores de la Embajada turca y la residencia del embajador italiano en el país.

"Nuevamente, pedimos el cese inmediato de los ataques contra civiles e infraestructura civil, al tiempo que reclamamos que el Gobierno de unidad restaure la naturaleza civil del aeropuerto de Mitiga", ha señalado.

ESFUERZOS DE CARA A UN ACUERDO

Williams ha garantizado además que la ONU "no cederá en sus esfuerzos para lograr que los líderes políticos y militares de Libia asuman sus responsabilidades y se comprometan con un alto el fuego y un acuerdo político".

"Ante los recientes acontecimientos militares, podría haber una ventana para la renovación de alguna actividad política", ha dicho, en referencia directa a la propuesta del presidente de la Cámara de Representantes --el Parlamento asentado en el este--, Agila Salé, para impulsar un diálogo.

Salé apostó por renovar el Consejo Presidencial que encabeza Serraj y por que cada una de las tres regiones de Libia elija a su representante en este nuevo organismo, que contaría con un presidente y dos vicepresidentes y que estaría encargado de nombrar a un primer ministro que encabezara un Gobierno respaldado por la Cámara de Representantes.

Tras ello, se formaría un comité de expertos para redactar una nueva Constitución, mientras que el nuevo Consejo Presidencial asumiría el cargo de comandante de unas Fuerzas Armadas unificadas, lo que podría apartar a Haftar, quien días después asumió el poder total en el este.

Por ello, Williams ha lamentado la postura de Haftar y ha aplaudido que, por contra, Serraj haya dado la bienvenida a cualquier iniciativa política que deriven en un acuerdo de paz para poner fin al conflicto, tal y como dijo el primer ministro en respuesta a la propuesta formulada por Salé.

"Aplaudimos la postura constructiva del primer ministro y el presidente de la Cámara de Representantes, así como cualquier iniciativa política inclusiva que esté destinada a poner fin a los combates y lograr una solución pacífica en línea con (...) la Conferencia de Berlín y la resolución 2510 del Consejo de Seguridad de la ONU", ha explicado.

Por último, ha confirmado contactos con ambas partes para lograr poner en marcha un alto el fuego, tal y como se acordó de forma preliminar en febrero entre sus delegaciones militares --antes de que Haftar incrementara su ofensiva contra Trípoli--, y ha dicho que está a la espera de respuesta por parte del ENL.

Contador