Publicado 12/10/2021 15:23CET

Libia.- La ONU dice que migrantes y solicitantes de asilo sufren "una miríada de violaciones y abusos" en Libia

Migrantes en el centro temporal de Ain Zara, en la capital de Libia (Trípoli)
Migrantes en el centro temporal de Ain Zara, en la capital de Libia (Trípoli) - HAMZA TURKIA / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 12 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha expresado este martes su "extrema preocupación" por la situación que atraviesan migrantes y solicitantes de asilo y ha resaltado que se exponen "a una miríada de violaciones y abusos diarios" a manos del Estado y "actores no estatales".

"Recientemente ha habido un aumento perceptible de las operaciones represivas de seguridad y las redadas contra migrantes y solicitantes de asilo", ha denunciado la portavoz del organismo, Marta Hurtado, quien ha recalcado que durante las mismas se han registrado muertos y un aumento de las detenciones "en condiciones lamentables".

Asimismo, ha hecho hincapié en que las autoridades han expulsado a personas a países de África subsahariana sin cumplir "el debido proceso", lo que supone "una violación del principio de no devolución y la prohibición de las expulsiones colectivas".

Hurtado ha recordado que durante la semana pasada fueron detenidas más de 4.000 personas durante una redada en el asentamiento informan del Gregaresh, a unos doce kilómetros al oeste de la capital, Trípoli. "Mujeres, niños y hombres fueron arrestados y esposados", ha denunciado, antes de resaltar que "las fuerzas de seguridad usaron una fuerza innecesaria y desproporcionada".

"Todos los detenidos fueron llevados al centro de detención de Al Mabani, en el centro de Trípoli y gestionado por el Gobierno, y les mantuvieron en celdas extremadamente superpobladas con escaso acceso a la comida o el agua", ha señalado.

En este sentido, ha agregado que "cientos" fueron trasladados posteriormente al centro de Gheriyan, de donde lograron escapar cerca de 500 durante el 6 de octubre, lo que desencadenó una operación en la que los guardias "abrieron fuego con munición real", dejando al menos cuatro muertos y varios heridos.

El incidente se vio seguido por otra fuga dos días después en el centro de Al Mabani que se saldó con la muerte de varias personas durante las operaciones de búsqueda, mientras que los capturados fueron trasladados "a centros de detención oficiales y no oficiales".

"Esta serie de sucesos horribles durante un periodo de ocho días es el último ejemplo de la situación precaria y a veces letal que atraviesan los migrantes y solicitantes de asilo en Libia", ha dicho Hurtado, quien ha incidido en que "son criminalizados sólo por su estatus migratorios, detenidos frecuentemente en condiciones horribles y sometidos frecuentemente a extorsiones y abusos, y en ocasiones asesinados".

"Reconocemos la promesa del Gobierno de liberar a algunos de los migrantes retenidos en Al Mabani pero recordamos que no deberían haber sido detenidos, de entrada. Recordamos a las autoridades que tienen la obligación de proteger a todos en su territorio, incluidos migrantes y solicitantes de asilo", ha señalado.

Por otra parte, ha reclamado investigaciones "rápidas, exhaustivas, imparciales e independientes" sobre las denuncias sobre un uso de la fuerza innecesario y desproporcionado, así como sobre la muerte de personas a manos de las fuerzas de seguridad y milicias progubernamentales.

"Las víctimas tienen el derecho a la justicia y la reparación", ha argüido, al tiempo que ha reclamado la liberación de todos los detenidos y el fin de las operaciones en sus asentamientos, así como una "reforma de la legislación para despenalizar la entrada, permanencia y salida irregular de personas".

Hurtado ha hecho hincapié en que "las autoridades deben también poner fin a las expulsiones forzosas y a las deportaciones de migrantes que no cumplen con los derechos al debido proceso" y ha pedido que el Gobierno "apoye a todas las familias separadas" y "aloje a migrantes y solicitantes de asilo en condiciones adecuadas y seguras" en lugares a los que tengan acceso la ONU y las ONG.

Contador