Publicado 27/11/2020 17:58CET

Libia.- Turquía investiga la inspección de uno de sus buques por parte de 'Irini' cuando se dirigía a Libia

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan
El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan - -/Turkish Presidency/dpa

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Turquía ha anunciado este viernes la apertura de una investigación en torno a la interceptación e inspección de un buque con bandera turca por parte de la operación 'Irini', puesta en marcha por la Unión Europea (UE) para garantizar la aplicación del embargo a Libia.

La Fiscalía de Ankara ha indicado que la decisión ha sido adoptada debido a que la interceptación e inspección tuvieron lugar "de una forma contraria a las regulaciones internacionales", tal y como ha recogido la agencia estatal turca de noticias, Anatolia.

El Gobierno de Turquía criticó duramente a 'Irini' por la inspección y el ministro de Defensa del país, Hulusi Akar, recalcó el martes que la operación "nació muerta". "Carece desde el inicio de una base sólida en término de legislación internacional", argumentó.

El incidente deriva de la negativa del buque 'MV Roseline A' de someterse a una inspección, en una nueva muestra de la desconfianza existente entre el bloque europeo y Turquía a escasas fechas de que la relación entre ambos sea examinada por los líderes de la UE en el Consejo Europeo de diciembre.

Según el Ejercito alemán, Turquía forzó a abandonar el barco a efectivos del buque de la Marina alemana 'Hamburg', bajo el paraguas de la misión 'Irini', después de que el barco sospechoso se negara a que se inspeccionara su mercancía. Posteriormente, Ankara convocó a los representantes diplomáticos de Italia y de Alemania para trasladarles una protesta formal. Igualmente, fue citado el embajador de la UE en Turquía.

La oficina del Alto Representante para Política Exterior y Seguridad Común, Josep Borrell, incidió el martes en que la operación 'Irini' tenía "bases razonables para sospechar" que el buque turco podría estar actuando "en violación del embargo de armas de Naciones Unidas".

Asimismo, aseguró que 'Irini' buscó el consentimiento del estado bandera notificando a Ankara con horas de adelanto y agregó que la inspección se llevó a cabo "tras no recibir respuesta de Turquía". "La inspección fue suspendida más adelante, cuando Turquía notificó formalmente y con retraso a 'Irini' su negativa a garantizar permiso para la inspección'", añadió.

Por último, manifestó que "hasta entonces, la inspección no había hallado pruebas de materiales ilícitos en el buque y se le dio permiso para continuar su ruta", al tiempo que añadió que en la actualidad se atraviesa un momento "crucial" para el futuro de Libia y de la aplicación de los puntos acordados en la Conferencia de Berlín.