Publicado 27/10/2021 14:45CET

Libia.- La única refinería operativa de Libia sufre "graves" daños a causa de unos combates

Archivo - Un petrolero frente a las instalaciones petroleras de la ciudad de Brega, en el este de Libia
Archivo - Un petrolero frente a las instalaciones petroleras de la ciudad de Brega, en el este de Libia - JOHN MOORE/GETTY IMAGES - Archivo

MADRID, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

La única refinería operativa de Libia, el complejo de Zauiya, ha sufrido "graves daños" como resultado de los enfrentamientos registrados el lunes entre varios grupos armados, según ha confirmado la Corporación Nacional del Petróleo (NOC).

El organismo ha señalado en un comunicado publicado en su página web que los combates se extendieron durante tres horas y ha agregado que los implicados en los mismos "no tuvieron respeto por la vida de los trabajadores o los daños que pudieron causar a las capacidades del Estado libio y el sustento de los ciudadanos".

Así, ha detallado que se han registrado daños materiales en ocho tanques de almacenamiento de productos del petróleo, cinco tanques para almacenar aditivos químicos --lo que ha provocado "una filtración"-- y en el transformador eléctrico.

La NOC ha resaltado que "las inspecciones en todas las unidades de la compañía están en marcha para determinar la extensión de los daños causados por estas acciones irresponsables".

El presidente del organismo, Mustafá Sanalá, ha manifestado que "estos actos criminales no pueden ser aceptados dentro o en los alrededores de las instalaciones".

"Muchas de nuestras instalaciones han sido saboteadas durante los últimos años a causa de los enfrentamientos, pero los lugares dañados han sido renovados y han vuelto a funcionar", ha valorado.

"Podría llevar años reparar estos nuevos daños y esto podría costar al Estado libio una cantidad exponencial de dinero que es difícil de obtener", ha dicho Sanalá, según el comunicado publicado por la NOC.

Por ello, ha incidido en que "la infraestructura del sector petrolero supone una línea vital para el Estado libio" y ha añadido que actos como los de las últimas horas "son un crimen que no puede ser tolerado".

"Pedimos a las autoridades respectivas que extiendan su seguridad en las instalaciones y sus alrededores, protejan a nuestros trabajadores y den garantías de seguridad para garantizar que continuamos nuestras operaciones allí", ha remachado.

Libia cuenta desde marzo con un Gobierno de unidad tras un proceso de conversaciones para unificar las administraciones enfrentadas, después de que las autoridades asentadas en Trípoli, reconocidas internacionalmente, repelieran el año pasado la ofensiva lanzada en 2019 por Jalifa Haftar, leal a las autoridades orientales.

El nuevo Ejecutivo tiene entre sus principales objetivos la organización de unas elecciones legislativas y presidenciales, con las que se espera dar carpetazo a la crisis institucional abierta en 2014 y a la inestabilidad que sufre desde la captura y ejecución en octubre de 2011 del entonces líder libio, Muamar Gadafi.