Publicado 25/10/2021 12:31CET

El líder del Consejo Soberano disuelve el Gobierno de transición y decreta el estado de emergencia en Sudán

Militares en Sudán
Militares en Sudán - MOHAMED KHIDIR/XINHUA

MADRID, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Consejo Soberano de Transición de Sudán, Abdelfatá al Burhan, ha anunciado este lunes la disolución de este organismo y del Gobierno de transición, ratificando un golpe de Estado iniciado a primera hora del día con la detención del primer ministro, Abdalá Hamdok, y varios ministros.

Al Burhan ha realizado un anuncio que incluye la suspensión de varios artículos del Documento Constitucional pactado en agosto de 2019 entre civiles y militares tras la asonada que derrocó en abril de ese año al entonces presidente, Omar Hasán al Bashir, así como el cese de los gobernadores provinciales, según ha recogido el diario 'Sudan Ajbar'.

Asimismo, ha declarado el estado de emergencia y ha congelado las actividades del Comité para la Retirada del Empoderamiento y Recuperación de Fondos Públicos, antes de argumentar que las recientes divisiones en las autoridades de transición suponían una "amenaza" para el país y defender que el Ejército ha actuado para "preservar" la revolución.

El anuncio de Al Burhan ha llegado después de que Hamdok fuera trasladado por militares a "paradero desconocido" después de negarse a respaldar el golpe de Estado en curso, según el Ministerio de Información sudanés, tras varias semanas de tensiones en el seno de las autoridades de transición instauradas en 2019.

Sudán fue escenario a mediados de septiembre de un intento de golpe de Estado, según apuntaron las autoridades de transición, a cargo de un grupo de oficiales de las Fuerzas Armadas supuestamente vinculados con Al Bashir.

Las autoridades de transición fueron instauradas tras un acuerdo entre la junta militar anterior, surgida tras el golpe de Estado de 2019, y diversas organizaciones civiles y formaciones políticas opositoras. Este Gobierno ha iniciado una batería de reformas sociales y económicas y ha alcanzado un acuerdo de paz con importantes grupos rebeldes de Darfur y otras zonas del país.

Sin embargo, la intentona de septiembre derivó en un intercambio de críticas y acusaciones entre los elementos civiles y militares que ha ahondado la crisis política, incluidas peticiones por parte de Al Burhan para disolver el Gobierno, que han derivado en los últimos días en manifestaciones enfrentadas a favor de las autoridades de transición y el Ejército.