Publicado 21/12/2020 18:32CET

El líder laborista británico rechaza un nuevo referéndum en Escocia pero se muestra abierto a ceder más competencias

21 December 2020, England, London: UK Labour party leader Sir Keir Starmer delivers a virtual speech, at Labour Party headquarters in London, on Scotland, devolution and the United Kingdom. Photo: Stefan Rousseau/PA Wire/dpa
21 December 2020, England, London: UK Labour party leader Sir Keir Starmer delivers a virtual speech, at Labour Party headquarters in London, on Scotland, devolution and the United Kingdom. Photo: Stefan Rousseau/PA Wire/dpa - Stefan Rousseau/PA Wire/dpa

MADRID, 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

El líder laborista británico, Keir Starmer, ha indicado este lunes que su partido no apoyará la celebración de un nuevo referéndum de independencia en Escocia, si bien se ha mostrado abierto a la cesión de competencias adicionales a este territorio en caso de llegar al poder.

Starmer ha expuesto la posición del Partido Laborista de cara a las elecciones del próximo mes de mayo en Escocia, donde el apoyo a la independencia está en niveles récord. Así, ha sostenido que "lo último" que necesita el país es más división en plena pandemia y tras la salida de la UE.

En su opinión, sería equivocado dar prioridad a "celebrar otro referéndum de independencia escocés ante la mayor recesión en 300 años mientras aún combatimos esta pandemia".

El líder laborista está tratando de recuperar terreno en Escocia, otrora bastión de su partido, de cara a las elecciones de mayo, en las que el Partido Nacional Escocés (SNP) de la ministra principal, Nicola Sturgeon, parte como favorito y ya ha dicho que quiere convocar otra consulta, después de que en la celebrada en septiembre de 2014 se impusiera el 'no' a la independencia.

"Haremos todo lo posible para recuperar vuestra confianza", ha dicho Starmer en un mensaje directo a los escoceses, según informa Bloomberg. El Partido Laborista se ha visto relegado a tercera fuerza en Escocia, donde gobernó hasta 2007, cuando fue desbancado por el SNP.

Así las cosas, ha prometido que si los laboristas vuelven al Gobierno en Londres, establecerán una comisión constitucional para "considerar cómo se puede ceder el poder, la riqueza y las oportunidades a un nivel más local". Dicha comisión, ha precisado, contará con el asesoramiento del ex primer ministro Gordon Brown, escocés y defensor de un sistema federal.

"Este no será un ejercicio de pasar poder de un parlamento a otro, de trasladar unos cuantos puestos fuera de Londres, o de ceder y olvidar", ha recalcado Starmer. "Este será el proyecto más valiente en el que el Laborismo se ha embarcado en una generación", ha asegurado.

Por su parte, Brown ha indicado que está "encantado" de trabajar con Starmer y el Partido Laborista "en su nueva comisión constitucional para analizar cómo podemos ceder poder, riqueza y oportunidad a cada región y nación de Reino Unido". El país "debe reformarse y renovarse para sobrevivir", ha sostenido en su Twitter el que fuera primer ministro.